BANGKOK (AP) — La junta militar tailandesa levantará algunas de las restricciones que pesan sobre los partidos políticos para que puedan realizar sus funciones básicas y prepararse para las elecciones del año próximo, pero las campañas seguirán prohibidas.

El primer ministro Prayuth Chan-ocha dijo el martes después de una reunión de la junta que las nuevas normas permitirán efectuar reuniones, ajustar estatutos y e incorporar nuevos miembros de cara a las elecciones convocadas para febrero. Dijo que un decreto especial levantará las restricciones “próximamente”.

La junta militar que tomó el poder en un golpe de estado en mayo de 2014 prohibió las reuniones de más de cinco personas. La disposición dejó a toda actividad política en suspenso mientras la junta aplastaba toda disidencia.