FREETOWN, Sierra Leona (AP) — Se han recuperado más de 400 cadáveres del barro y los escombros que dejaron los deslaves en Sierra Leona, mientras continuaban las tareas de recuperación el viernes en medio del temor de nuevos desastres.

Por el momento se encontraron 409 cuerpos luego de las inundaciones y deslaves que sacudieron la capital de Sierra Leona el lunes por la mañana, según la agencia humanitaria de la ONU.

Los entierros ya han comenzaron aunque se estima que unas 600 personas siguen desaparecidas.

La gente continúa rebuscando entre toneladas de lodo y escombros desafiando a la amenaza de nuevos corrimientos de tierras.

El gobierno de esta nación del África Occidental advirtió a los residentes que desalojen la ladera de la montaña donde se abrió una enorme grieta.

Los pronósticos meteorológicos anticipan lluvias para los próximos días, lo que ralentiza las operaciones de búsqueda.

Miles de personas perdieron sus hogares. Algunos críticos acusaron al gobierno de no haber aprendido nada de desastres ocurridos anteriormente.

Muchas zonas pobres están casi al nivel del mar y carecen de un buen drenaje. La capital del país está también llena de construcciones no reguladas.

El gobierno ha contratado 600 sepultureros para los entierros en un cementerio donde se encuentran las víctimas del brote de ébola de 2014-15, que dejó miles de muertos.

El presidente Ernest Bai Koroma asistió a varios entierros el jueves. Mucha gente no ha podido encontrar a sus seres queridos debido a que las víctimas estaban demasiado mutiladas y descompuestas para identificarlas, pero el gobierno ha prometido entierros dignos para todos.

Lo más importante es alejar a la gente de las zonas amenazadas, dijo el viceministro de Salud, Zuliatu Cooper a The Associated Press.

"Las lluvias están pendientes y existe la posibilidad de un nuevo incidente", añadió.