LONDRES (AP) — El Mundial de atletismo repartió medallas de oro el viernes mucho antes de la primera prueba.

En una ceremonia especial para premiar a atletas que quedaron detrás de medallistas que posteriormente fueron pillados por dopaje, el relevo femenino 4x400 de Estados Unidos finalmente se colgó su presea de oro por la victoria en el Mundial de Moscú 2013.

Las anfitrionas rusas fueron las ganadoras originales, pero fueron descalificadas después por dopaje. Las estadounidenses pasaron de la plata al oro, con Gran Bretaña y Francia también subiendo un escalón en el podio.

Se realizaron ceremonias similares para otras carreras correspondientes a los mundiales de 2009, 2011 y 2013.

“Es realmente que (las medallas) terminen en las dueñas verdaderas”, dijo el presidente de la IAAF Sebastian Coe al dar comienzo al Mundial de Londres. “Es lo que estamos celebrando anoche”.

Pero fue una ceremonia con cierto aire melancólico, dado que las medallistas recibieron sus laureles años después y en algunos casos tras haberse retirado.

“Estos festejos nunca podrán reemplazar” las sensaciones de hacerlo en el mismo campeonato, reconoció Coe. “Es lo mejor que podemos hacer”.

El domingo, la británica Jessica Ennis recibirá un oro por su participación en el heptatlón del Mundial de 2011 en Daegu, Corea del Sur, luego que la campeona original Tayana Chernova fue descalificada.