BOGOTA, Colombia (AP) — La Defensoría del Pueblo denunció el domingo un masivo desplazamiento de campesinos en el suroeste de Colombia como consecuencia de los combates que recientemente libraron la fuerza pública y la guerrilla de las FARC.

Unas 520 personas, de 185 familias, se vieron obligadas a desplazarse en las últimas dos semanas hasta el casco urbano del municipio de Guapi, en el departamento de Cauca y a unos 475 kilómetros al suroeste de Bogotá, explicó Jorge Calero, director nacional del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo.

"Se han presentado varios eventos de desplazamiento masivo a raíz de hostigamientos y enfrentamientos armados entre la guerrilla de las FARC y tropas de la Infantería de Marina en varias zonas de Guapi", indicó el funcionario en entrevista telefónica con The Associated Press.

El último de los tres desplazamientos se registró el 29 de marzo. Prácticamente todos los desarraigados, precisó Calero, pertenecen a comunidades indígenas y afrocolombianas.

El funcionario hizo hincapié en que entre las víctimas hay una niña de 11 años con discapacidad. Por eso, dijo, la Defensoría solicitó la intervención urgente del estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICFB) para que atienda el caso de la menor.

Los desplazados están en albergues en la cabecera de Guapi y la alcaldía local les está suministrando alimentación y servicio médico.

"Para una cabecera municipal tan pequeña (como la de Guapi) más de 500 desplazados constituye una situación humanitaria bastante delicada para la comunidad", sostuvo Calero, quien dijo no tener a mano la cifra de niños y mujeres que fueron desplazados.

El Comité Internacional de la Cruz Roja también está atendiendo la emergencia. Los campesinos, según Calero, aún no se atreven a regresar a sus tierras por temor a que se reanuden los combates entre agentes del orden y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Cifras oficiales dan cuenta de que unos 4 millones de colombianos han sido víctimas del conflicto armado. La mayoría de ellos como consecuencia de desplazamiento forzado.

El presidente Juan Manuel Santos aprobó en junio de 2011 la Ley de Víctimas con la que se busca indemnizar económicamente a las víctimas del conflicto armado.

La organización no gubernamental Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES) ha dicho que entre 2011 y 2012 hubo 530.000 desplazados en Colombia.

CODHES ha ubicado en más de 5 millones la cifra de desplazados en el país como consecuencia del conflicto armado.