BARCELONA, España (AP) — El gobierno central no le está dando a otra opción a Cataluña que la de declarar la independencia, declaró el miércoles el vicepresidente de la región.

En una entrevista con The Associated Press, el vicepresidente Oriol Junqueras dijo que su partido _uno de dos de la coalición separatista que hoy gobierna Cataluña_ rechaza la convocatoria a unas elecciones regionales para salir de la crisis, pues según él, los catalanes ya han dejado claro que prefieren la independencia.

El Tribunal Constitucional de España considera ilegal el referéndum del 1 de octubre sobre la posibilidad de declarar la escisión. Madrid insiste en que la consulta carecía de validez.

“Nosotros somos republicanos y por tanto seguro que trabajamos para constituir una República, porque entendemos que tenemos el mandato democrático, doblemente, de constituir dicha Republica, y porque además entendemos que el gobierno español tampoco nos da ninguna otra opción que la de defender las libertades civiles y los derechos de los ciudadanos, precisamente, a través de los mejores instrumentos institucionales posibles”, dijo Junqueras.

Insistió en que hablaba sólo a nombre su partido, la Izquierda Republicana, y no del gobierno regional. El líder regional Carles Puigdemont tiene planeado pronunciar un discurso ante el Parlamento catalán la noche del jueves.

Junqueras habló con la AP en medio de frenéticas negociaciones políticas sobre cómo responder a los planes de las autoridades españolas de asumir el control de Cataluña.

“Estamos convencidos de que convocar unas elecciones para renunciar al mandato democrático que tenemos por parte de los ciudadanos es un contrasentido. Porque el mandato ya existe, porque es uno plenamente vigente, porque es reciente de hace 20 días, y lo que tenemos que hacer es cumplir con dicho mandato”, dijo Junqueras.

Puigdemont no ha dado indicio de cuál será su próxima movida, pero la tarde del miércoles convocó a una reunión de su gabinete. La prensa especula que podría convocar a elecciones a fin de evitar la pérdida de las potestades regionales, algo sin precedente en la historia de España.

En Madrid el presidente de gobierno Mariano Rajoy dijo que los planes de su gobierno para tomar el control de Cataluña son “excepcionales” y espera que no duren mucho tiempo.

En una comparecencia semanal en el Congreso, el presidente del gobierno dijo que la aplicación del artículo 155 constitucional es la única respuesta posible para restaurar la legalidad en la región, que dijo fue liquidada por la iniciativa independentista del líder regional catalán.

Rajoy señaló que espera que las medidas previstas -- que incluyen el cese del gobierno de Puigdemont y de Junqueras y la reducción de los poderes de la cámara regional -- sean breves. Esta situación debería terminar con elecciones autonómicas que el mandatario espera que se puedan celebrar lo antes posible, pero solo una vez se haya restaurado la ley y el orden.

Se espera que el Senado apruebe estas medidas el viernes.

Puigdemont podría comparecer ante el Senado en Madrid para argumentar en contra de las medidas, pero ha decidido quedarse en Barcelona, dijeron fuentes de varios partidos regionales.

En lugar de ello Puigdemont piensa asistir a una reunión del Parlamento catalán, que durará de jueves a viernes, dijeron las fuentes que pidieron no ser identificadas.

Rajoy solicitó al Senado invocar el artículo 155 de la Constitución, que permite al gobierno central tomar el control de una región autónoma si se determina que esta ha actuado ilegalmente. Sería la primera vez en la historia de España que ese artículo es empleado.

El presidente insiste en que ello es necesario para evitar que Cataluña actúe en base al referéndum del 1 de octubre que según Puigdemont le da el derecho de declarar la independencia. El gobierno central considera que el referéndum fue ilegal.

Rajoy argumenta que invocar el artículo es la única respuesta posible debido a la posición asumida por las instituciones catalanas, y considera que es su deber defender los intereses de los catalanes que desean permanecer dentro de los límites nacionales.

Ha dicho además que el objetivo de invocar el artículo 155 no es destituir al gobierno autónomo catalán sino restaurar la legalidad y la coexistencia y contrarrestar las repercusiones económicas negativas que ha tenido la pugna de poderes.

Por otra parte, la agencia de calificación de crédito DBRS advirtió que la incertidumbre que rodea al intento secesionista de Cataluña está afectando a la economía de la región y podría convertirse en un lastre para la economía española y sus finanzas públicas.

La crisis política “está desanimando a la inversión y al turismo en la región”, explicó DBRS.

Cataluña representa alrededor de una quinta parte del Producto Interno Bruto de España, por lo que cualquier desaceleración allí podría tener consecuencias en el panorama nacional.

El gobierno español revisó a la baja su previsión de crecimiento para 2018 al 2,3% desde el 2,6% anterior, en parte por las dudas sobre el futuro de Cataluña.

Según DBRS, los efectos sobre la economía nacional serán "abordables" a menos que el enfrentamiento se prolongue.

Junqueras, quien está a cargo de la economía de Cataluña, se mostró confiado en una pronta recuperación y aseguró que el reciente éxodo de empresas y negocios se debe sólo a presiones del gobierno central.

“No hay ninguna democracia que reciba los ataques que esté recibiendo nuestra sociedad. Es una situación tan anormal, y una agresividad tan alta, que condiciona un escenario poco habitual en Europa.”

____

Contribuyeron a esta nota el corresponsal de The Associated Press en Madrid Ciaran Giles y la corresponsal Elena Becatoros en Barcelona.