BELGRADO, Serbia (AP) — Ocho extranjeros, entre ellos dos estadounidenses y dos ucranianos, fueron arrestados en Serbia por sospecha de que intentaron infiltrarse en bases militares, informaron el lunes las autoridades.

La televisión estatal dijo que los ciudadanos estadounidenses y ucranianos trataron de usar un dron para fotografiar una instalación militar en Belgrado. La versión no incluía sus identidades ni daba más detalles, aparte de decir que las ucranianas eran todas mujeres y estaban detenidas.

El ministro de Defensa Aleksandar Vulin dijo que el asunto está bajo investigación pero: “No es pura casualidad que una cantidad tan grande de extranjeros hayan tratado de infiltrarse en instalaciones controladas por el Ejército de Serbia”.

Hace pocos días otro estadounidense fue arrestado en Serbia por posesión ilegal de armas. La prensa oficialista alega que era un ex integrante de los comandos tácticos Navy SEAL y que planeaba asesinar a políticos ucranianos.

El presidente serbio Aleksandar Vucic mencionó el domingo el arresto “de un grupo” de extranjeros, pero añadió que “no es nada grave”.

En Serbia se ha emprendido una campaña antioccidental en momentos en que el país desea integrarse a la Unión Europea pero está siendo abrumado por propaganda prorrusa.

Entretanto las autoridades serbias amenazaron a Philippe Bertinchamps, un fotógrafo belga radicado en Belgrado, con expulsarlo debido “alteración del orden público y de la seguridad nacional". Se le negó un permiso de residencia sin explicación, pero tras denuncias de asociaciones periodísticas, la visa le fue prorrogada por un año.

“Debido a la preocupante situación de la libertad de prensa en Serbia, donde periodistas independientes han sido objeto de abusos físicos y verbales e incluso campañas de difamación por parte de la prensa oficialista, creemos que este caso debe ser considerado con urgencia por el público en Serbia, en Europa y a nivel internacional”, declaró la agrupación Reporteros sin Fronteras.