WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump les dijo el viernes a conservadores que incluso los partidarios de la Segunda Enmienda constitucional respaldarían las medidas para combatir la violencia con armas en las escuelas, y propuso armar a los maestros porque considera que es más probable que ellos protejan a los alumnos que un guardia de seguridad que “no ama a los niños”.

La Segunda Enmienda garantiza el derecho a poseer y portar armas.

Trump dijo que el agente armado que no confrontó al autor de la masacre a tiros la semana pasada en una secundaria en la localidad de Parkland, Florida, es un “cobarde” o “no reaccionó adecuadamente bajo presión”.

“Su proceder no honra a la policía”, señaló Trump ante la Conferencia de Acción Política Conservadora.

Trump ajustó su discurso del viernes frente a una audiencia conservadora cuando propuso armar a algunos maestros que son “gente adepta a las armas”, pero se abstuvo de mencionar otra iniciativa que ha promovido en los últimos días y que la National Rifle Association rechaza: elevar la edad mínima para comprar fusiles de asalto de 18 a 21 años. Ese organismo _NRA por sus siglas en inglés_ defiende los derechos a poseer y portar armas.

Durante una presentación posterior con el primer ministro australiano Malcolm Turnbull en la que volvió a abordar la violencia con armas de fuego, Trump declaró que Estados Unidos va por buen camino “para solucionar ese horrible problema”, aunque el gobierno no ha presentado todavía un plan consolidado al Congreso.

Sobre lo de armar a los maestros, Trump dijo que Estados Unidos necesita “personas que puedan cuidar a nuestros hijos” en las escuelas. “Un guardia de seguridad no conoce a los niños, no ama a los niños. Este hombre que se quedó afuera de la escuela el otro día no ama a los niños, quizá ni los conozca. Los maestros aman a sus hijos. Aman a sus alumnos”.

El presidente, al que la NRA apoya desde hace mucho tiempo, ha intentado preservar el respaldo que goza entre los activistas por los derechos sobre las armas, aun cuando ha exigido reforzar las revisiones de antecedentes personales y elevar la edad mínima de quienes pretendan comprar ciertas armas.

Trump señaló que las acciones anteriores para abordar la seguridad en las escuelas y la violencia causada por las armas de fuego se han desvanecido y “nunca se concreta nada. Queremos ver si podemos lograrlo”. Y agrego: “La mayor parte del asunto es de simple sentido común. No se trata de ‘si se ama o se odia a las armas’. Se trata de sentido común”.

Trump emitió sus declaraciones al cabo de una semana en la que se reunió con estudiantes y maestros, así como con funcionarios estatales y locales, para examinar iniciativas encaminadas a reforzar la seguridad en las escuelas y atajar la violencia con armas de fuego. Afirmó que la “matanza malévola” de 17 personas en la secundaria en Florida ha “destrozado nuestros corazones”.

Trump ha presentado diversas propuestas para contrarrestar la violencia derivada de las armas de fuego, y la Casa Blanca solicitó esta semana amplias recomendaciones al Departamento de Justicia y al Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por sus siglas en inglés). Dichas recomendaciones abarcan desde pruebas de balística más rápidas hasta un aumento de los juicios contra quienes mientan en las formas de revisión de antecedentes relacionados con armas.

___

Darlene Superville y Sadie Gurman, periodistas de The Associated Press, contribuyeron a este despacho.