CLEVELAND (AP) — La alineación de los Cavaliers cambia casi a diario. La defensiva luce caótica, los flojos comienzos de los encuentros causan extrañeza y el armador titular se encuentra lesionado.

Cleveland tiene problemas. Pero LeBron James los mitiga todos.

James registró 34 puntos al jugar como armador titular y los Cavs, con otra alineación, despertaron tras una aletargada primera mitad para vencer el martes por 119-112 a los Bulls de Chicago.

Aunque a menudo distribuye el balón y lleva los hilos del ataque de Cleveland, James no aparecía anotado como armador desde un partido contra Miami en 2012. También aportó 13 asistencias, incluyendo un pase sin ver y por la espalda para que Jae Crowder atinara un triple durante una andanada 15-3 de Cleveland en el tercer cuarto.

Los Bulls hicieron todo lo que pudieron. Pero James hizo más.

“Jugamos contra el mejor basquetbolista del planeta”, reconoció el entrenador de Chicago, Fred Hoiberg.

Kevin Love añadió 20 puntos con 12 rebotes para Cleveland. Dwyane Wade, quien le pidió al entrenador de los Cavs Tyronn Lue que le sacara del quinteto titular, salió de la banca y colaboró con 11 puntos.

Justin Holiday marcó 25 puntos y el novato finlandés Lauri Markkanen añadió 19 para Chicago, que embocó 17 triples. Markkanen se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en conseguir 10 triples en los primeros tres partidos de su carrera.

Los Cavs venían de sufrir una humillante derrota ante Orlando y su defensa estuvo atroz en el primer tiempo, cuando los Bulls acertaron 12 triples y sumaron 65 puntos.

El martes, Cleveland comenzó el cuarto periodo perdiendo por 92-91, antes de que Love acertara un triple, seguido por dos de Kyle Korver en un lapso de 33 segundos. Chicago se acercó a seis unidades en los últimos dos minutos, pero los Cavs reaccionaron con dos rebotes ofensivos para ganar tiempo en el reloj de disparo, antes de que James superara a Markkanen y encestara de zurda en bandeja para dejar el marcador en 118-110.

Fue la clásica contribución de James, quizás el único en el partido que podía desempeñar cualquier función.

Nació para esto.

“Desde que yo era un niño, siempre quise aprender todas las posiciones en la cancha”, comentó. “Armador, base, alero, ala-pívot o pívot. Y conozco todas las jugadas, lo que se hace e interpreta... esto me facilita el trabajo”.

Y ayuda a que los Cavs respiren más tranquilos.