SAN SALVADOR (AP) — La Comisión Interamericana de Derechos Humanos consideró el miércoles que la vida e integridad personal del fiscal general de El Salvador y su familia “están en riesgo” y pidió al Estado salvadoreño que adopte medidas para protegerlos.

El fiscal salvadoreño Douglas Meléndez pidió a la CIDH que ordenara las medidas de protección, ya que habría recibido amenazas y hostigamientos luego de haber llevado investigaciones contra ex funcionarios públicos, empresarios, miembros de las fuerzas públicas y diversos grupos criminales, como las maras o pandillas, según detalla un comunicado de prensa de la CIDH.

Además, según la denuncia, recientemente habrían asesinado a un familiar del jefe del Ministerio Público, presuntamente a manos de pandilleros, “considerando el solicitante que lo anterior podría constituir una posible represalia a sus labores”.

Al analizar los alegatos, la CIDH consideró que Meléndez y su familia se encuentran “en una situación de gravedad y urgencia, puesto que sus derechos a la vida e integridad personal están en riesgo”.

Por lo anterior, el organismo le solicitó al gobierno de El Salvador que adopte las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal de Meléndez y su familia, y haga lo necesario para que pueda desarrollar sus labores como fiscal general “sin ser objeto de intimidación, amenazas y hostigamiento”.

Meléndez ordenó la captura y llevó ante la justicia al ex presidente de la Republica, Tony Saca, así como también a varios de sus exfuncionarios más cercanos. Además procesó por actos de corrupción al ex fiscal general Luis Martínez y a un prominente empresario que está prófugo. En la lucha contra las pandillas ha capturado a sus principales cabecillas y desmantelado las estructuras que manejan sus finanzas.

Recientemente ordenó la captura de tres militares de alto rango a los acusó de encubrir la privación de la libertad y la tortura de dos hombres, lo que provocó el enojo del alto mando de las fuerzas armadas, el cual lo acusó de “abuso de poder”. El ministro de la Defensa Nacional, general David Munguía Payés, lanzó fuertes críticas a la labor del fiscal, “uno de los eslabones débiles que estamos encontrando en el sistema de justicia”.