SEATTLE (AP) — Un hombre de Texas fue condenado a tres años de prisión tras estafar a inmigrantes diciéndoles que podía conseguirles documentación legal a cambio de dinero.

Desde finales de 2011 y hasta la primavera de 2015, Alejandro Gurany, un ciudadano de El Paso de 50 años, se hizo pasar por un trabajador de una oficina de inmigración del gobierno, explicó la fiscalía federal de Seattle. Los investigadores identificaron a más de 30 personas en los estados de Washington y Ohio, a quienes estafó 140.000 dólares, pero se sospecha que hay más víctimas porque en su cuenta bancaria se ingresaron 400.000 dólares en efectivo desde al menos siete estados.

En un momento dado, el presunto funcionario se reunió con inmigrantes en un hotel cerca del aeropuerto internacional Seattle-Tacoma para tomarles fotografías y las huellas dactilares, según la fiscalía.

En su sentencia a Gurany el viernes, el juez de distrito de Estados Unidos Robert Lasnik aceptó su argumento de que lo hizo para pagar a los carteles mexicanos que habían amenazado a su familia. El magistrado dijo sin embargo que esto no era excusa para aprovecharse de otras familias vulnerables.