MEXICO (AP) — Jornaleros de Baja California que llevan meses exigiendo mejoras laborales y han hecho varios bloqueos de carreteras protagonizaron violentos choques con la policía el sábado en el municipio de San Quintín, lo que dejó una decena de heridos.

En un comunicado, el gobierno de este estado del noroeste de México indicó que los enfrentamientos se produjeron cuando la policía trató de detener a "varias personas que intentaban ingresar a la fuerza a un rancho con la intención de incendiar el lugar", acción que "detonó agresiones contra los oficiales" y daños en las patrullas.

Sin embargo, los jornaleros ofrecen una versión distinta. Fermín Salazar, uno de los portavoces de la Alianza de Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social del Valle de San Quintín, explicó a la AP que la policía incursionó en una zona conocida como Vicente Guerrero sin que hubiera ninguna provocación previa e "intentó detener a compañeros que se iban a trabajar".

Como estos se resistieron, "toda la colonia acudió en su ayuda y ahí empezaron los choques" porque llegó el ejército, los policías estatales y la policía antimotines, conocida en México como granaderos, indicó.

El resultado fueron 6 jornaleros heridos y al menos uno, según Salazar, tuvo que ser hospitalizado. El gobierno, por su parte, informó de tres agentes con heridas menores.

Salazar agregó que la acción de la policía se debió a las manifestaciones que los jornaleros protagonizan hace meses para exigir mejores salarios. Actualmente cobran unos 100 pesos al día, aproximadamente 6,5 dólares.

"La Secretaría de Gobernación nos había dicho que en 15 días, que se cumplieron el viernes, nos iban a dar una solución, pero los altos cargos ni se presentaron", con lo que los jornaleros estaban insatisfechos y habían vuelto a hacer acciones de protesta, indicó el vocero.

En su nota de prensa, el gobierno del estado confió en que se recupere el diálogo para poder llegar a acuerdos y dijo respetar "todo tipo de manifestaciones públicas", pero advirtió que no se permitirán actos que atenten contra la seguridad y el libre tránsito de las personas y sus bienes.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos ha enviado personal a San Quintín para investigar los hechos violentos del sábado y, además, tiene abierta desde marzo una pesquisa sobre probables violaciones a los derechos de jornaleros agrícolas de la zona.

En esas fechas, unos 50.000 trabajadores del campo hicieron una huelga para exigir mejores salarios y denunciar los abusos que sufrían. El paro amenazó las cosechas de tomates, fresas y otros productos que suelen tener como destino Estados Unidos.