SAN DIEGO (AP) — Una ex oficial de la Armada con experiencia en combate dice que se siente furiosa de que el presidente Donald Trump diga que los veteranos de guerra como ella no son aptos para servir en las fuerzas armadas.

Otro transgénero asegura que no se irá sin pelear.

Soldados transgéneros, activos y fuera de servicio, se pronunciaron en torno al anuncio que Trump hizo en Twitter de que no se admitirá más a la población transgénero en las fuerzas armadas.

Estas son sus historias:

_____

UNA OFENSA PARA LOS VALORES MILITARES

Paula M. Neira, quien se fue de la Armada en 1991 e inició la transición para convertirse en mujer, dice que la enfureció el anuncio de Trump, que le hizo revivir malos recuerdos a esta oficial de la Armada que sirvió en el 11 de septiembre del 2001.

“A nadie que está dispuesto a defender nuestro país se le debería decir jamás que no es apto por los perjuicios de otra gente y no por razones militares”, manifestó.

_____

SE PLANTA FIRME

Ruby Akbarian, de 26 años, advirtió que no se irá de las fuerzas armadas sin dar pelea.

“Soy un soldado como cualquier otro”, afirmó.

Agregó que sus superiores lo apoyaron cuando se cambió de mujer a hombre.

“Todos están dolidos, asustados”, declaró. “Se trata de la vida de la gente. De personas que se enrolaron hace casi 20 años y a las que quieren echar, sin que puedan jubilarse todavía”.

_____

'DESTROZADA'

Alaina Kupec, oficial del servicio de inteligencia de la Armada de 1992 a 1995, dijo que se sintió “destrozada” al enterarse del anuncio de Trump. Tiene 48 años y se hizo mujer en el 2013.

“Me entristece por los soldados transgéneros que están sirviendo en todo el mundo y que abnegadamente protegen nuestro país”, dijo Kupec, quien vive en Orange, Nueva Jersey.

_____

'DE NUEVO EN LAS SOMBRAS'

Vanessa Sheridan, veterana de la Fuerza Aérea, dice que la población transgénero siempre sirvió en las fuerzas armadas, pero que ahora van a tener que ocultar sus identidades.

“Mi principal preocupación es que los transgéneros van a tener que volver al armario”, expresó Sheridan, directora de relaciones con los trangéneros y enlace con la comunidad del Center on Halsted de Chicago.

_____

'DESPEDIDO CON UN TUIT'

El capitán Jacob Eleazer, de 31 años, sirve en la Guardia Nacional de Kentucky y trabaja como terapeuta en Lexington. Se tomó el día para analizar la nueva situación.

“Me despidieron con un tuit”, afirmó, aludiendo a que Trump anunció la novedad en su cuenta de Twitter. “La verdad, fue algo bastante inesperado”.

_____

TEMOR AL FUTURO

Shane Ortega, veterano de guerra de Los Ángeles que sirvió en el Ejército y con los Marines por más de una década, teme que los transgéneros que están activos en estos momentos sean dados de baja por mala conducta por ser transgéneros, lo que pondría en peligro sus beneficios y su futuro.

“Es el equivalente a ser condenado por un delito en la sociedad estadounidense”, afirmó Ortega, de 30 años y quien se cambió de mujer a hombre en el 2009, siete años antes de dejar las fuerzas armadas tras servir varias veces en Irak y Afganistán. “No podrán conseguir un empleo digno”.

_____

'LA GENTE AHORA SABE QUIÉNES SOMOS'

Blake Dremann, subcomandante de una unidad en Washington, asegura que seguirá en las fuerzas armadas “sin importar lo que se dijo”.

“Los soldados transgéneros seguimos en nuestro trabajo”, afirmó Dremann, de 36 años y presidente de la agrupación de activistas SPARTA. “La gente ahora sabe quiénes somos y esto pasa a ser algo personal, sobre todo cuando tienes familias que van a ser afectadas por todo esto”.

_____

LO MÁS IMPORTANTE

Emma Shinn, una mujer transgénero de 41 años que sirvió con los Marines por 20 años antes de retirarse en el 2014, dijo que fue muy estresante trabajar bajo la política previa que prohibía a la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero) servir en las fuerzas armadas.

“Genera una grieta entre el soldado y sus compañeros”, declaró Shinn, quien vive en Castle Rock, Colorado.

Lo más importante, agregó, “es que te cubran las espaldas durante un tiroteo”.

_____

En este despacho colaboraron los reporteros de la Associated Press Dylan Lovan (Louisville, Kentucky), Teresa Crawford (Chicago); Jennifer McDermott (Providence, Rhode Island), Tatiana Flowers (Denver); Jonathan Drew (Raleigh, Carolina del Norte) y Cathy Bussewitz (Honolulu).