NUEVA YORK (AP) — Barclays accedió a pagar 2.000 millones de dólares al gobierno estadounidense para poner fin a un litigio en base a acusaciones de que estaba involucrado en una trama para vender hipotecas defectuosas.

El anuncio se realizó el jueves por parte de la fiscalía del vecindario de Brooklyn en Nueva York.

El Departamento de Justicia había demandado a Barclays Bank, con sede en Gran Bretaña, y a varias de sus sucursales en Estados Unidos a fines del 2016 por la venta de los instrumentos hipotecarios entre el 2005 y el 2007.

El director general de Barclays Jes Staley dijo en un comunicado que el acuerdo sobre el desembolso es “justo y proporcionado”.