WASHINGTON (AP) — El gobierno federal informó el jueves que ha multado a Honda con 70 millones de dólares —la mayor penalidad civil contra un fabricante de vehículos— por no reportar a las autoridades normativas unas 1.729 quejas de que sus vehículos provocaron una muerte y numerosas lesiones, y por no reportar reclamaciones de garantía.

El fabricante japonés reconoció en noviembre que no había reportado la muerte y lesiones a la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras durante un período de 11 años que comenzó en 2003. La compañía reconoció que se enteró de sus omisiones en 2011 y que había esperado tres años para tomar medidas.

La empresa tampoco informó ciertas reclamaciones de garantía y quejas durante el mismo período, dijeron funcionarios federales. La entidad federa de seguridad en las carreteras le ha impuesto dos multas: una de 35 millones por no reportar la muerte y las lesiones, y otra por la misma cantidad por no reportar las reclamaciones de garantía. Las dos multas son el máximo que la entidad puede imponer.

El secretario de Transporte, Anthony Foxx, dijo que las multas reflejan la determinación del gobierno de enfrentar a los fabricantes de autos que ocultan información de seguridad a las autoridades.

"No podemos tolerar, y no toleraremos, que un fabricante de autos deje de reportarnos cualquier llamado a revisión", dijo Foxx.

Las quejas contra Honda incluyen incidentes relacionados con bolsas de aire fabricadas por el proveedor japonés Takata Corp., así como otras piezas defectuosas. Honda ha llamado a revisión más de 5 millones de vehículos en Estados Unidos desde 2008 para arreglar defectos potencialmente mortales en las bolsas de aire de Takata.

Foxx dijo que la información sobre el hecho que Honda no reveló las quejas por muerte y lesiones ha sido entregada al Departamento de Justicia. El Centro de Seguridad de Vehículos, un grupo de defensa del consumidor, pidió una investigación penal a Honda después que esa información se hizo pública.