FILADELFIA (AP) — Jugadores y dirigentes de los Eagles de Filadelfia tomaron decisiones individuales de no asistir a la Casa Blanca para conmemorar su título en el Super Bowl, y solo dos deportistas planeaban realizar el viaje a Washington antes de que el presidente Donald Trump cancelara la invitación, de acuerdo con integrantes del equipo y una persona con conocimiento de la situación.

La persona habló el miércoles bajo condición de anonimato debido a la índole delicada del asunto.

El estelar centro Jason Kelce dijo que los jugadores llenaron de manera anónima formularios en los que indicaban si querían o no asistir a la Casa Blanca, realizar o no el viaje a Washington o hacer otra cosa.

“Como país, es un poco triste que estemos tan divididos en este momento, creo que esa es la mayor decepción”, dijo Kelce, quien se convirtió en un héroe cultural en Filadelfia gracias a su apasionado discurso lleno de palabras altisonantes durante el desfile de celebración del campeonato.

Los jugadores no instaron a una decisión colectiva como equipo, sino que dieron a cada miembro la opción de asistir o no.

El defensive end Chris Long, quien se ausentó del viaje el año pasado como miembro de los Patriots de Nueva Inglaterra y nuevamente decidió no acudir, dijo que espera que los deportistas de equipos campeones de todos los deportes no tengan que tomar una decisión una vez que concluya el periodo presidencial de Trump en 2020.

“No fueron los jugadores los que crearon esta división (en el país)”, declaró Long. “Estoy sumamente orgulloso de ser parte de este equipo”.

El safety Malcolm Jenkins, uno de los líderes más vehementes respecto a las reformas sociales, en lugar de responder preguntas sostuvo pancartas escritas a mano sobre temas importantes para él y otros jugadores.

“No están escuchando”, se lee en una de las pancartas. Otra decía que el exquarterback de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, donó un millón de dólares a obras de caridad.

Kaepernick comenzó con la oleada de protestas en la NFL, arrodillándose durante el himno nacional, para denunciar el racismo y los abusos policiales. Actualmente está involucrado en una demanda de colusión en contra de la liga debido a que continúa desempleado después de salir de San Francisco.

Trump criticó duramente las protestas durante el himno y exigió que fueran despedidos los jugadores que participaran en éstas.