SANTIAGO DE CHILE (AP) — Un juez de Chile condenó a 35 agentes de la dictadura militar (1973-1990) por el secuestro y desaparición una militante comunista embarazada en 1976, informó el miércoles el Poder Judicial.

En aquel entonces Reinalda Pereira tenía cinco meses de embarazo y esperaba a su primer hijo. Aunque era tecnóloga médica, colaboraba con su partido asilando militantes en recintos diplomáticos.

Según el régimen de Pinochet, que trató de desmentir su secuestro, Pereira salió del país a pie como otros opositores hacia Argentina a través del paso fronterizo Los Libertadores, resguardado por aduanas de ambas naciones.

Los acusados recibieron penas de entre cuatro y diez años de prisión y pertenecían a la temida Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), señalada por violaciones a los derechos humanos durante aquel periodo.

Entre otros, el ministro Miguel Vásquez condenó a Pedro Espinoza, subjefe de la DINA, Juan Morales Salgado y a Ricardo Lawrence. Este último fue un oficial de la policía que está prófugo desde hace meses.

Dieciocho agentes más —incluidas cinco mujeres— fueron condenados a siete años de presidio como autores. Otros doce hombres y dos mujeres cumplirán cuatro años por complicidad en las desapariciones.

El juez Vásquez concluyó que una pequeña finca acondicionada con calabozos “sirvió para eliminar especialmente a militantes comunistas en ese, un lugar secreto y clandestino de reclusión. A dicho recinto eran llevadas personas en calidad de detenidas para ser interrogadas bajo el empleo de diversas técnicas de apremios físicos”.

El cuartel se ubicaba en un barrio de clase media de Santiago y fue descubierto en 2005 por un juez que ubicó a un antiguo mozo del lugar. Según se informó, él también era una especie de preso que reveló el empleo de torturas como uso de cianuro, quema de rostros y huellas digitales con sopletes, y nombres de víctimas y victimarios.