QUITO (AP) — El vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, presuntamente vinculado con el escándalo de corrupción de Odebrecht, afirmó el martes que no renunciará a su cargo ni saldrá del país.

En una entrevista con la radio local Sonorama cuestionó “¿por qué voy a renunciar? Fui elegido en binomio, si renuncio, renunciamos los dos (con el presidente Lenín Moreno)”, al tiempo que argumentó que “fui elegido igual que el presidente Moreno y voy a permanecer los cuatro años del período (2017-2021)”.

Glas afirmó que su función es “esencial... reemplazar al presidente cuando se lo requiera”.

La relación entre Moreno y Glas se rompió a inicios de agosto cuando se hicieron públicos audios de un delator de Odebrecht en los que presuntamente vinculaba a Glas con actos de corrupción. De inmediato Moreno le quitó todas las funciones y desde entonces el vicepresidente no cumple ninguna actividad de gobierno. En Ecuador por ley el presidente determina las actividades del vicepresidente.

La fiscalía pidió a la Corte Suprema que vincule a Glas, quien fue vicepresidente del exmandatario Rafael Correa (2007-2017), con la investigación penal por los 33,5 millones de dólares en sobornos que Odebrecht reconoció haber repartido entre funcionarios públicos ecuatorianos.

Acerca del pedido de la fiscalía Glas sostuvo que “enfrentaré esto con la fuerza que lo he hecho siempre, poniendo la cara. No tengo nada que ocultar”.

Para que el segundo mandatario pueda ser vinculado con la investigación penal la Asamblea Nacional debe dar su autorización con el voto de al menos 92 del total de los 137 legisladores. El partido de gobierno, Alianza País, cuenta con una bancada de 75 integrantes. De acuerdo con la constitución, el presidente y vicepresidente podrán ser enjuiciados y destituidos por el voto de un 75% de los integrantes de la Asamblea sin necesidad de un juicio penal.

Glas ha pedido a su bloque legislativo que autorice su vinculación al proceso, lo que implica que podrá ser libremente investigado. Si los fiscales encuentran responsabilidad será acusado y enjuiciado penalmente. En caso contrario será liberado de cargos.

La trama de corrupción de Odebrecht en Ecuador provocó en junio la renuncia del contralor general Carlos Pólit, investigado por la fiscalía, mientras que el exministro de Electricidad, Alecksey Mosquera, un tío del vicepresidente Glas y exgerentes de la empresa estatal Petroecuador están detenidos, entre otros procesados.

La fiscalía también revisa unos 30 contratos suscritos por esa firma con el Estado ecuatoriano entre 1980 y 2015 para verificar las condiciones en que fueron otorgados. El gobierno de Correa impulsó proyectos por alrededor de 1.600 millones de dólares con Odebrecht.