YAKARTA (AP) — El grupo ambientalista Greenpeace exigió una investigación sobre la relación entre la empresa papelera Sinarmas y sus proveedores de madera, luego que The Associated Press halló que tienen vínculos estrechos pese a la aseveración del conglomerado indonesio de que los proveedores son empresas independientes.

Entre los proveedores descritos como empresas independientes están compañías agrícolas acusadas en relación con unos devastadores incendios en Indonesia en 2015 que se calcula que causaron unas 100.000 muertes y pérdidas por 16.000 millones de dólares.

La investigación de The Associated Press halló también que una compañía agrícola propiedad de dos empleados de Sinarmas ha estado deforestando bosques tropicales en Borneo desde 2014 y que Sinarmas contrató a un nuevo proveedor de leña que está en conflicto con decenas de aldeas.

Sinarmas, en un acuerdo pactado con Greenpeace en 2013, se comprometió a dejar de deforestar bosques tropicales y resolver sus conflictos con las comunidades aledañas.

"Estamos pidiendo una investigación inmediata con la ayuda de ONGs y expertos independientes", dijo en un comunicado el miércoles el director de la campaña de Greenpeace para salvar los bosques de Indonesia, Kiki Taufik.

La investigación, dijo Greenpeace, debe incluir una revisión de una auditoría previa de la relación entre Sinarmas y sus proveedores.

Añadió que si las empresas vinculadas Sinarmas han continuado con la destrucción forestal desde 2013, "realmente sería algo irreversible y las promesas de la empresa de promover la sostenibilidad serán desenmascaradas como una pura farsa".

La AP le mostró a Sinarmas los datos descubiertos, pero la empresa no ha respondido a pesar de que dos veces prometió comentar a una hora específica.

Indonesia ha estado talando sus bosques tropicales a un ritmo más acelerado que cualquier otro país, beneficiando económicamente a unos pocos propietarios de empresas madereras al tiempo que está causando enormes problemas ambientales y sociales. La acelerada pérdida de bosques y las emisiones de gases invernadero han convertido a Indonesia en el cuarto país de mayor contribución al calentamiento mundial, detrás de China, Estados Unidos e India.