BEIJING (AP) — Un alto funcionario chino rechazó el viernes una afirmación del presidente estadounidense Donald Trump de que el mortífero opiáceo fentanilo que inunda Estados Unidos es producido mayormente en China, apenas unos días antes de una visita por parte de Trump, quien ha dicho que hará del supuesto papel de China en la crisis una parte importante de las conversaciones.

China no niega que fentanilo producido ilegalmente en el país está contribuyendo a la epidemia, dijo en una conferencia de prensa Wei Xiaojun, subdirector general de la Oficina Nacional de Narcóticos del Ministerio de Seguridad Pública.

No obstante, de acuerdo con los reportes de inteligencia intercambiados por los dos países, "no hay pruebas suficientes para decir que la mayoría del fentanilo ni otras substancias sicoactivas nuevas provienen de China", agregó Wei.

Trump dijo el mes pasado que Estados Unidos estaba fortaleciendo las medidas para "frenar el flujo de fentanilo barato y mortífero, un opiáceo sintético manufacturado en China que es 50 veces más potente que la heroína".

Dijo que le mencionaría el asunto al presidente chino Xi Jinping en Beijing la semana próxima. "Y él va a hacer algo al respecto", dijo Trump.

El representante en China de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), Lance Ho, declinó comentar sobre las declaraciones de Wei.

Sin embargo, funcionarios de la DEA han dicho previamente que sus investigaciones apuntan sistemáticamente a China. Datos de la DEA indican que cuando China regula las drogas sintéticas, las confiscaciones en Estados Unidos caen.

Tanto la DEA como la oficina de drogas de la Casa Blanca han apuntado a China como la fuente principal de fentanilo, drogas relacionadas y componentes en Norteamérica.

Beijing está lo suficientemente preocupado por las percepciones internacionales del papel de China en el comercio de opiáceos que luego de que The Associated Press publicó investigaciones que resaltaban la fácil disponibilidad de fentanilo en internet de parte de proveedores chinos, la comisión de narcóticos invitó a un equipo de periodistas de la AP a discutir el asunto en el Ministerio de Seguridad Pública.

Beijing ha regulado desde hace tiempo el fentanilo y 18 complejos relacionados y en febrero colocó versiones menos potentes bajo control.