SANÁ, Yemen (AP) — Las conversaciones de paz en Yemen con mediación de la ONU han caído en un impasse desde que los rebeldes chiíes no asistieron porque no se les garantizó su regreso después del diálogo.

Las que debían ser las primeras conversaciones entre las partes beligerantes en Yemen después de dos años estaban previstas para el jueves en Ginebra. La delegación del gobierno yemení reconocido internacionalmente, encabezada por el canciller Khaled al-Yamani, arribó, pero no la de los rebeldes hutíes.

Los hutíes insisten en viajar a Ginebra en un vuelo omaní, porque sostienen que sería la garantía de un regreso seguro a Yemen. "Queremos garantías de nuestro regreso a Yemen", dijo el viernes el dirigente hutí Deif Allah al-Shami.

En la víspera, otro dirigente rebelde, Mohammed Ali al-Houthi, tuiteó que la coalición liderada por Arabia Saudí que respalda al gobierno reconocido internacionalmente se negó a autorizar al vuelo omaní a transportar la delegación a Ginebra. Dijo que esto plantea el riesgo de impedirles el regreso, como sucedió en 2016 tras una serie fallida de conversaciones.

La coalición, que ejerce un bloqueo por tierra, mar y aire sobre Yemen desde 2016, rechazó la denuncia.

La agencia noticiosa oficial SABA publicó el viernes una declaración del gobierno yemení culpando a los hutíes y según la cual su ausencia de las conversaciones demuestra "su intención de frustrar todas las medidas tomadas por el enviado de la ONU para traer la paz y aliviar el sufrimiento del pueblo yemení".