BOGOTÁ (AP) — A casi un año del acuerdo de paz firmado entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aún falta “una estrategia general” para la reintegración de los guerrilleros y el restablecimiento de la seguridad en grandes zonas del país, dijo el miércoles la ONU.

Tras una visita de dos días a Colombia, el secretario general adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, expresó su preocupación por la reintegración de los excombatientes de las FARC, hoy convertidas en un partido político.

“Se necesitan esfuerzos a mayor escala... La salida de un número de miembros de las FARC fuera de las zonas (de desarme) por una serie de razones que incluyen unirse a los llamados ‘disidentes’ es un signo preocupante”, declaró Feltman en una conferencia de prensa en Bogotá.

La fragmentación y redistribución de los grupos armados en las zonas que solían controlar las FARC es una preocupación constante de la ONU desde que los rebeldes dejaron las armas a finales de junio. Naciones Unidas calcula que la falta de presencia del Estado en estos vacíos de poder afecta al 53% del territorio colombiano y es precisamente en esos lugares donde se perpetúa la violencia, en especial contra líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Feltman urgió también al Congreso a que aproveche las dos semanas que le quedan al mecanismo de vía rápida para implementación de los acuerdos, en especial el sistema de justicia especial de paz para juzgar a los actores del conflicto. Este mecanismo rechazado por la oposición fue validado el martes por la Corte Constitucional pero sigue pendiente de su aprobación en el Congreso.

El gobierno no se ha pronunciado hasta el momento.