CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Nueve personas, ocho presuntos delincuentes y un taxista, murieron entre jueves y viernes en varios enfrentamientos que tuvieron lugar en la ciudad de Reynosa, en la frontera con Texas.

El Grupo de Coordinación Tamaulipas informó el viernes en un comunicado de dos enfrentamientos durante esa madrugada entre la armada mexicana y miembros de la delincuencia organizada que atacaron a las fuerzas de seguridad. En uno de ellos murieron dos personas y otras dos huyeron, con lo que se inició una persecución que se vio entorpecida por bloqueos y quema de llantas por parte de los grupos delincuenciales.

Por otra parte, la Marina inició la persecución de un taxi en el que iban varios individuos que dispararon contra las fuerzas federales. Como resultado de esa balacera, murió el taxista y tres presuntos delincuentes.

Además, la nota informa de otro choque violento el jueves, en el que murieron tres personas supuestamente vinculadas al narcotráfico y otras dos fueron detenidas.

El fiscal de Taumaulipas, Irving Barrios, en declaraciones a Milenio Televisión, dijo que las autoridades creen que los supuestos delincuentes formaban parte del grupo que lidera Julián Loisa Salinas, jefe del Cártel del Golfo en Reynosa, apodado "Comandante Toro".

El martes, en esta misma ciudad, dos hombres fueron golpeados y atados vivos a un puente con un mensaje en el que líder criminal promete atrapar a delincuentes comunes y dejárselos a la policía.

Tanto en Reynosa como en otras zonas de la frontera norte de México azotadas por enfrentamientos entre grupos de narcotraficantes, se han visto cadáveres colgados del cuello en puentes, pero es algo inusual que estén vivos.