KABUL, Afganistán (AP) — Dos ataques de bombas contra un centro de lucha libre en un vecindario chií de la capital de Afganistán dejaron el miércoles al menos 20 muertos, incluyendo dos reporteros, y 70 heridos, dijeron funcionarios afganos.

El portavoz del Ministerio del Interior Najib Danish informó que un atacante suicida explotó una bomba en el centro y luego un coche bomba explotó cerca de allí.

Sediqullah Tawhidi, miembro sénior de la federación afgana de periodistas, dijo que entre los muertos estaban un reportero y un camarógrafo de la televisora Tolo, y que otro reportero de una televisora local resultó herido.

Nadie reivindicó los ataques de inmediato, pero estos tenían las características de la filial del grupo Estado Islámico en el país, que ha llevado a cabo una ola de atentados mortales contra minorías chiíes. Los extremistas sunitas del Estado Islámico consideran a los chiítas como apóstatas merecedores de la muerte.

El general Daud Amin, jefe de la policía de Kabul, dijo que algunos de los heridos por la explosión del coche bomba fueron al menos siete policías.

En otra parte de Afganistán, un jefe de policía y un agente murieron tras la explosión de una bomba plantada en una carretera de la provincia de Badghis, en el norte del país, de acuerdo con Jamshid Shahabi, portavoz del gobernador de la provincia.

Nadie reivindicó el ataque, pero Shahabi dijo que probablemente fue perpetrado por el Talibán, que está activo en la provincia y con frecuencia ataca fuerzas de seguridad y funcionarios públicos.

Las fuerzas afganas han tenido problemas para combatir al Talibán y el Estado Islámico desde que Estados Unidos y la OTAN terminaron sus misiones de combates en el 2014.