CLEVELAND (AP) — Un niño de 10 años en Ohio está bajo custodia policial luego de llevarse un auto y ser perseguido a alta velocidad por la policía en una carretera del estado. La policía dijo el jueves que es la segunda vez que el niño se lleva un coche.

El menor tomó el auto el jueves por la mañana en Cleveland. La Patrulla de Carreteras dijo que la policía de Westlake comenzó la persecución en la carretera Interestatal 90 al oeste de Cleveland y que el niño condujo el vehículo a velocidades de hasta 160 kilómetros por hora (100 millas).

El sargento Tim Hoffman dice que el niño finalmente condujo el coche a una zona de césped a poca velocidad para evadir pinchos de tráfico, lo que le permitió a dos patrulleros bloquear el coche e impedirle reingresar a la carretera.