BUENOS AIRES (AP) — El presidente argentino Mauricio Macri tenía motivos para encarar confiado los comicios legislativos del domingo, su primer reto electoral desde que asumió el poder en 2015, pero el hallazgo sin vida de un joven desaparecido durante un cuestionado operativo policial podría ensombrecer el optimismo oficial.

La elección en la que se renovará un tercio del Senado y casi la mitad de la Cámara de Diputados es considerada una prueba sobre el nivel de apoyo a Macri, un conservador cuya fuerza política busca afianzar su presencia en el Parlamento, donde no tiene la mayoría para sacar adelante leyes laborales e impositivas en el marco de un plan de reformas.

Analistas consultados por The Associated Press dijeron que hasta hace poco las elecciones estaban “cerradas” con un previsible triunfo de la coalición Cambiemos a nivel nacional y en provincias clave, gracias en parte a una tibia recuperación de la economía y la inexistencia de un indiscutible líder opositor.

Sin embargo, el hallazgo del cuerpo de Santiago Maldonado, cuya desaparición mantuvo en vilo a la opinión pública, podría desmejorar el resultado oficialista. La justicia investiga si el joven fue víctima de una desaparición forzada a manos de la policía de fronteras el 1 de agosto durante el desalojo de indígenas mapuches que cortaban una ruta en la provincia sureña de Chubut.

“No creo que el caso tenga un gran impacto electoral a nivel país pero en la provincia clave de Buenos Aires y algunas otras hay que verlo con cuidado porque es donde las primarias de agosto fueron más cerradas”, dijo a AP Roberto Bacman, del Centro de Estudios de Opinión Pública.

En ese distrito, el de mayor peso electoral en todo el país, la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), candidata a senadora por una coalición centroizquierdista, se impuso de forma ajustada al oficialista Esteban Bullrich en las primarias.

Encuestas recientes, difundidas antes de que el caso de Maldonado se reavivara, señalaban que Bullrich había ganado terreno y estaba entre 2 y 5 puntos arriba de Fernández, cuya imagen se vio afectada por una citación a declarar el 26 de octubre ante un juez federal por el presunto encubrimiento de Irán en el atentado contra un centro judío en 1994. Según Fernández, esa convocatoria judicial y el pedido de desafuero y detención por presunta corrupción de un actual diputado y quien fuera su mano derecha, forman parte de una “persecución política” orquestada por Macri.

“En la provincia de Buenos Aires quién sabe si lo ocurrido con Maldonado mueve uno o dos puntos (el resultado) en una elección que con un voto ganas un senador más”, afirmó Patricio Giusto, de la consultora Diagnóstico Político, en diálogo con AP. Según el analista, el gobierno “no manejó bien” el caso de Maldonado en un país donde la temática de “los derechos humanos atraviesa todas las clases sociales y partidos políticos” desde las miles de desapariciones ocurridas en la última dictadura militar (1976-1983).

Candidatos del oficialismo y la oposición suspendieron sus campañas cuando se halló el cuerpo a la vera de un río en la Patagonia.

Mariel Fornoni, de Management & Fit, advirtió a su vez que una parte del electorado más favorable al gobierno que no votó en las primarias y que el oficialismo busca atraer a las urnas el domingo “puede enojarse” y no acudir a sufragar.

En la capital, las polémicas declaraciones de la candidata a diputada oficialista Elisa Carrió afirmando que había un 20% de posibilidades de que Maldonado estuviera en Chile y “banalizando el caso” también podrían mermar el contundente triunfo que le auguran las encuestas, afirmaron los analistas.

Sin embargo, el oficialismo, que sueña con alcanzar 40% de los votos a nivel nacional, todavía goza de “oxígeno político” ya que la identificación del cadáver y la determinación de las causas del deceso llevará varios días, añadieron los analistas.

La aparición Maldonado había sido reclamada en manifestaciones masivas encabezadas por dirigentes de derechos humanos y políticos que acusaron al gobierno de inacción en el caso.

El cadáver hallado era sometido el viernes a una autopsia en Buenos Aires bajo un estricto protocolo de seguridad. No obstante, la familia del joven dijo que identificó cuerpo.

“Estamos convencidos de que es Santiago”, aseguró a periodistas Sergio Maldonado, hermano de Santiago.