MILÁN (AP) — La introducción de la revisión de video en la Serie A tenía como objetivo eliminar las decisiones polémicas. Sin embargo, el debate continúa después del primer fin de semana del uso de la nueva tecnología.

El sistema de video asistente, VAR, ayudó a los árbitros en varias decisiones en la primera fecha de la temporada:

— Otorgándole un penalti al Cagliari en su derrota en casa de la Juventus

— Admitiendo el primer gol del Napoli en su triunfo sobre el Hellas Verona

— En el triunfo del AC Milan sobre el Crotone

— Dos veces en la victoria del Inter de Milán sobre la Fiorentina.

“Me gusta el VAR”, dijo el técnico del Crotone, Davide Nicola. “Hoy fue contra nosotros, mañana podría ayudarnos. Está bien utilizarlo, ayuda a aceptar las decisiones arbitrales”.

Pero no todas fueron aceptadas con calma.

Giovanni Simeone cayó tras un choque con Miranda, pero los reclamos de la Fiorentina de que se marcara un penal fueron desechados después de que el árbitro Paolo Tagliavento consultara el VAR.

“Creo que, viendo que había duda, tal vez Tagliavento debió ver las imágenes por sí mismo”, dijo el entrenador de la Fiorentina, Stefano Pioli. “Creo que, viendo las imágenes, había falta de Miranda”.

El mismo Simeone dijo que pensaba que era penalti, mientras que el director del equipo, Giancarlo Antognomi acusó a Tagliavento de faltarle el respeto al club al no revisar el incidente personalmente.

Las repeticiones de video se utilizan para confirmar o alterar decisiones cruciales en cuatro situaciones: el marcaje de penaltis, tarjetas rojas, casos de confusión de identidad y anotaciones.

El árbitro puede tomar una decisión con el consejo del VAR o revisar el incidente en los monitores ubicados a un costado de la cancha.

Aún tiene limitaciones mientras los árbitros se acostumbran al nuevo sistema. Al Torino se le negó un gol de último minuto contra el Bologna debido a un fuera de lugar inexistente, pero la decisión no podía ser corregida ya que el referee ya había detenido la jugada antes de que se concretara la anotación.

“Sin duda se equivocó el árbitro, anularon un gol válido”, dijo el técnico del Torino Sinisa Mihajlovic. “Su primer error fue ser el único de los 19.000 presentes que no vio que el balón para (Andrea) Belotti vino de (Mattia) Destro (de la Bologna) y no de Tomás Rincón.

“Después, debió permitir que culminara la acción, y en ese caso, utilizar el VAR. De haberlo hecho, nos hubiera otorgado el gol, así que se equivocó dos veces”.