ASUNCIÓN (AP) — La Conmebol anunció el jueves que ha rescindido en forma unilateral el contrato de televisación de la Copa América de 2019 y 2023, que firmó en 2013 con la compañía Datisa.

En un comunicado, el organismo sudamericano informó que la ruptura del convenio se debió "a los actos de corrupción que sacudieron al fútbol internacional en mayo de 2015 y de los que la Conmebol fue víctima".

Tres expresidentes del organismo enfrentan acusaciones: los paraguayos Nicolás Leoz y Juan Angel Napout, así como el uruguayo Eugenio Figueredo.

Napout se encuentra en Estados Unidos. Leoz aguarda en su vivienda, en Asunción, el resultado de un pedido de extradición enviado por la justicia estadounidense. Figueredo es investigado por la justicia de su país.

“La decisión (de rescindir el contrato) llega en un momento en el que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha concluido la etapa de investigación, en la cual varios miembros de la Junta Directiva de Datisa se declararon culpables de haber incurrido en actos de corrupción para obtener los derechos de patrocinio y retransmisión propiedad de la Conmebol", acotó el boletín. “Por lo tanto, la Conmebol cuenta con los elementos probatorios para respaldar la rescisión”.

El paraguayo Alejandro Domínguez, elegido presidente de la Conmebol después del escándalo, afirmó en el comunicado que la cancelación del convenio se enmarca en “una serie de acciones legales para romper vínculos con las viejas trampas”.