BRASILIA (AP) — Las autoridades brasileñas no encontraron evidencia de que el club de fútbol Chapecoense haya sido negligente al contratar el avión que se estrelló el año pasado en Colombia y en el que murieron 71 personas, incluyendo la mayoría de su plantel.

Los fiscales dijeron que los dirigentes de Chapecoense no negociaron con la empresa boliviana LaMia. Indicaron que tampoco hay evidencia de que haya habido irregularidades en la contratación de la aerolínea, que tenía vínculos con la Conmebol.

El vuelo de Chapecoense se estrelló el 29 de noviembre cerca de Medellín, a donde el equipo se dirigía para enfrentar a Atlético Nacional en la final de la Copa Sudamericana. El avión se quedó sin combustible a pocos kilómetros del aeropuerto, tras partir desde Santa Cruz, en Bolivia.

“No hay señales de conducta negligente o imprudente de partir de los dirigentes de Chapecoense”, dijeron los fiscales en un comunicado. “No se descubrieron elementos que insinúen que hubo algún pago indebido o algún interés sospechoso en la contratación de la aerolínea”.

Los fiscales dijeron que no se imputará a ningún brasileño por el accidente, que ocurrió antes del partido de ida por la final de la Sudamericana. La Conmebol después declaró a Chapecoense campeón del torneo, el segundo más prestigioso entre los clubes del continente.

La pesquisa comenzó en diciembre.

Chapecoense ahora lucha por mantenerse en la primera división brasileña. El club anunció la semana pasada que realizará algunas ceremonias para homenajear a las víctimas y los seis sobrevivientes del accidente.