BOGOTA, Colombia (AP) — Más de 5.000 indígenas decidirán el domingo la suerte de siete presuntos guerrilleros de las FARC, a quienes acusan de matar a dos miembros del pueblo Nasa.

"Nosotros nos declaramos en asamblea permanente desde el...jueves. Y el domingo, en asamblea, con más de 5.000 indígenas Nasa, se tomará la decisión de cuál será el castigo de estos siete guerrilleros de las FARC que son indígenas y todos son hombres", explicó por teléfono a The Associated Press Gabriel Padí, consejero mayor de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca.

Daniel Coicué y Manuel Antonio Tumiña, de la comunidad, fueron asesinados el miércoles en zona rural del municipio de Toribío, en el departamento de Cauca y a unos 295 kilómetros al suroeste de Bogotá, cuando en compañía de un tercer indígena desmontaban vallas de la guerrilla alusivas al tercer aniversario de la muerte de alias "Alfonso Cano", otrora máximo comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ( FARC)

Según Padí, los siete rebeldes en poder de la Guardia Indígena hacen parte del comando suroccidente de las FARC que es comandado por alias "Matías".

Tras el doble homicidio, unos 300 indígena persiguieron a estos guerrilleros, hasta capturarlos. Estaban "totalmente uniformados y con siete fusiles, granadas y armas cortas", relató Padí.

Agregó que los guerrilleros al ver a tantos indígenas dejaron de disparar y fueron rodeados hasta entregarse. "Nosotros lo único que tenemos es un bastón de mando que es el símbolo de autoridad de nuestra comunidad Nasa; la Guardia Indígena no porta ninguna arma de fuego", expresó.

El domingo, después de que tres miembros del pueblo Nasa --actualmente con unos 110.000 habitantes-- presenten un informe a la comunidad de cómo y por qué sucedieron los hechos habrá un veredicto.

Entonces, según Padí, luego de las deliberaciones respectivas la comunidad decidirá cuál será el castigo a imponer. El juicio se realizará a unos 15 minutos de Toribío.

"Aquí hay tres principales formas de aplicar remedios o correctivos que son fuerte; cepo, que es una cosa de madera que se cuelga de los pies hacia abajo; expulsión del territorio (o destierro), trabajos forzados y calidad de guardado (o encerrado) por varios años", precisó el líder indígena.

Esnéider Gómez, gobernador del cabildo indígena de Toribío, enfatizó la víspera que las posibilidades de que los siete guerrilleros sean absueltos son mínimas "porque los cogimos con las manos en la masa".

La Constitución colombiana les permite a las comunidades administrar su propia justicia.

Luis Fernando Arias, presidente de la Organización Nacional Indígena de Colombia, explicó por teléfono a la AP que en lo que va corrido del año unos 40 indígenas de diferentes etnias han sido asesinados principalmente por guerrillas y bandas criminales.