BAGDAD (AP) — El primer ministro de Irak hizo el lunes un llamado a la calma en la región autónoma kurda del norte del país tras los disturbios registrados la noche anterior por la decisión del presidente kurdo de no presentarse a la reelección.

El gobierno de Bagdad está monitoreando de cerca lo que según Haider al-Abadi son “intentos de crear caos y desorden” en Irbil y Dahuk, dijo el comunicado.

El líder kurdo, Masoud Barzani, dijo al parlamento regional el domingo que no se presentará a la reelección después de que el polémico referendo de independencia celebrado el mes pasado desencadenó una crisis con el gobierno central y países vecinos.

Mientras la cámara discutía la petición de Barzani para disolver sus poderes, docenas de seguidores del líder protestaron en el exterior, irrumpieron en la sede parlamentaria y atacaron a legisladores y periodistas hasta que fueron reducidos por la policía.