Wall Street concluyó una semana de hitos con algunos más el viernes.

El índice S&P 500 cerró con un récord en alza, apenas dos días después de que la actual racha alcista de la bolsa se convirtiera en la más larga en la historia. El índice compuesto Nasdaq y el Russell 2000 también concluyeron la sesión con incrementos récord.

Las compañías tecnológicas, el sector de mejor desempeño bursátil este año, contribuyeron en gran medida a las ganancias.

El alza coronó otra buena semana en el mercado accionario, que se ha beneficiado de una racha de firmes ganancias corporativas incluso en medio de la incertidumbre por las tensiones comerciales globales.

“Parece que el mercado está realmente enfocándose en los datos básicos de las compañías”, dijo Rob Eschweiler, especialista en inversiones globales en J.P. Morgan Private Bank. “Estamos en el final de la temporada de ganancias y no hay otra manera de caracterizar ésta fuera de ‘espectacular’”.

El S&P 500 subió 17,71 puntos, 0,6%, a 2.874,69. Ha terminado con una ganancia semanal en siete de las últimas ocho semanas.

El promedio industrial Dow Jones avanzó 133,37 puntos, 0,5%, a 25.790,35. El Dow, de 30 compañías, continúa debajo de su nivel más alto alcanzado en enero.

Por su parte, el Nasdaq subió 67,52 puntos, 0,9%, a 7.945,98, mientras que el Russell 2000 avanzó 8,62 puntos, 0,5%, a 1.725,67. También logró alzas históricas consecutivas esta semana.

Desde que ingresó en una corrección a principios de febrero, definida como una baja de 10% o más respecto de su nivel más alto, el S&P 500 no ha dejado de subir, aunque con algunos baches en el camino, gracias a una economía aun en recuperación y un auge en las ganancias corporativas.

En fecha más reciente, las acciones se han visto afectadas por las crecientes tensiones este año, en particular con China. Sin embargo, los inversionistas se han concentrado cada vez más en el fuerte crecimiento de los ingresos corporativos.

Las ganancias de las compañías que cotizan en el S&P 500 aumentaron 23% en el primer semestre del año en comparación con el mismo periodo de 2017, según S&P Global Market Intelligence.

La cadena de alzas record de los índices subraya la tenacidad de la racha alcista de la bolsa de Nueva York, que comenzó en 2009 y se convirtió el miércoles en la más prolongada de la que se tenga registro.

El crudo estadounidense de referencia subió 1,3% y terminó en 68,72 dólares el barril en Nueva York, con lo que puso fin a una declinación de siete semanas al cerrar la actual con un avance de 5%. El crudo Brent subió 1,5% y cerró en 75,82 dólares el barril.

El rendimiento del certificado del Tesoro a 10 años bajó a 2,81% desde 2,82% el jueves.

El oro subió 1,6% a 1.213,30 la onza.