SAO PAULO (AP) — Un grupo de hombres armados atacó el martes una prisión en el norte de Brasil para intentar organizar una fuga masiva de presidiarios, desatando un tiroteo con la policía que provocó la muerte de 20 personas y heridas a por lo menos otras cuatro, informaron las autoridades.

Los funcionarios de seguridad pública del estado de Pará han identificado a 19 de los muertos como reos o como sus cómplices. Un guardia de la penitenciaría de Santa Isabel, ubicada en el área metropolitana de Belém, la capital del estado, también falleció.

Los funcionarios realizaban un recuento dentro de la prisión para determinar si algún recluso escapó.

Rodrigo Leao, investigador de la policía, dijo el martes en un comunicado que dos fusiles de asalto, tres pistolas y otras dos armas de fuego fueron incautados de un grupo que intentó irrumpir en la prisión para facilitar el escape.

El intento de escape inició cuando se utilizaron explosivos en un muro de la prisión, de acuerdo con un comunicado de la secretaría de seguridad pública del estado. La policía y los guardias comenzaron a disparar contra los hombres armados que trataban de ayudar a los reos a escapar y contra los reclusos que también estaban armados, se indicó en el comunicado.

De momento no estaba claro cuántos de los muertos eran reclusos y cuántos eran hombres armados que trataron de ayudarlos a escapar.

Brasil, el país más grande de Latinoamérica, tiene más de 726.000 presidiarios, una de las poblaciones carcelarias más grandes del mundo. Muchas de sus prisiones están en terribles condiciones y los líderes de las pandillas a menudo operan redes de narcotráfico desde detrás de las rejas.

El año pasado, los enfrentamientos entre pandillas en las prisiones provocaron masacres que resultaron en la muerte de al menos 125 personas.