LONDRES (AP) — Las cinco lagartijas de Isaac Makwala en la línea de meta fueron un mensaje enfático sobre la condición física del velocista botsuano: está fuerte como un roble y nadie lo detendrá en el Mundial de atletismo.

Ni la gastroenteritis que le privó de participar en la final de los 400 metros del martes, ni la torrencial lluvia en Londres pudieron frenar Makwala para alcanzar la final de los 200.

Makwala debió disputar dos carreras —la primera en solitario— en un lapso de dos horas para meterse entre los finalistas de los 200, y lo logró con clase, y con otro elemento.

“He corrido con rabia. Mi carrera son los 400”, afirmó Makwala. “Todo lo que pasó ayer lo dejo en las manos de Dios. Sigo corriendo con mi corazón roto”.

Menos de 24 horas después de haber sido colocado en cuarentena sanitaria que le impidió participar en la final de la vuelta entera al ovalo, Makwala cronometró 20.14 segundos para quedar segundo en la primera serie de las semifinales de los 200, disputadas bajo la lluvia y un frío más propio de un mes de enero y no en presunta época de verano en la capital británica.

Su primera misión de la noche, a las 6:40, fue inusitada: el botsuano de 30 años tenía que correr en solitario para superar la primera ronda.

Era la oportunidad que le daba la Federación Internacional de Atletismo, luego del drama de los dos días previos tras ser unos de los 30 atletas y personal del Mundial que resultaron afectados del virus estomacal.

Con el público empezando a copar las tribunas del Estadio Olímpico, Makwala registró un tiempo de 20.20. Lo hizo desde el séptimo carril, el mismo que estuvo vacío la noche del lunes, cuando se suponía debió disputar la primera eliminatoria.

Tras cruzar la meta, en una pista llena de charcos de agua, Makwala hizo su clásico saludo militar y luego hizo cinco lagartijas. Registró un tiempo de 20.20 segundos, 33 centésimas por debajo de la marca mínima.

La tarea fue más exigente en su semifinal. Cumplió con creces, pese a tocarle un carril con la curva cerrada y los charcos de agua, escoltando únicamente el estadounidense Isiah Young.

“Hubiera querido que la IAAF (las iniciales de la federación mundial) me dejara correr primero en los 400”, dijo Makwala. “Estaba preparado para correr. Ignoro quién tomó la decisión. Yo me entreno por los 400, los 200 a veces.

El sudafricano Wayde van Niekerk, el gran rival de Makwala en los 400, se metió en la final raspando, último en la repesca de tiempos tras quedar tercero en su eliminatoria.

“Sabía que sería un duro desafío”, señaló Van Niekerk, quien la noche anterior se consagró campeón de los 400. “Ahora tengo tiempo para recuperarme”.

Van Niekerk intentará completar un doblete 200-400, y así igualar al legendario Michael Johnson como los únicos en hacerlo en un mismo campeonato.

El que gane el jueves desplazará a Usain Bolt de su trono en los 200, distancia en la que se coronó en las últimas cuatro ediciones. El jamaicano, que se retira tras este Mundial, dirá adiós al atletismo tras su participación en el relevo 4x100 del fin de semana.

___

Eric Núñez en Twitter: https://twitter.com/EricNunezAP