QUETTA, Pakistán (AP) — El grupo Estado Islámico reivindicó el domingo la matanza de cuatro efectivos de las fuerzas de seguridad paquistaníes por pistoleros en motos en Quetta, en el suroeste del país.

La declaración no incluyó otros detalles sobre el ataque, que tuvo lugar el día anterior.

La filial del ISIS en Pakistán ha crecido últimamente al reclutar a milicianos descontentos del Talibán y asociarse con un grupo violento que ataca a la minoría chiíta del país. El grupo reivindicó el ataque a un santuario sufí semanas atrás que dejó medio centenar de muertos.

Pakistán ha incrementado la seguridad de cara a las procesiones chiítas del domingo y lunes en honor del imán Hussein, un nieto asesinado del profeta Mahoma.