GUATEMALA (AP) — Un juez ordenó enviar a prisión a la estadounidense Nancy Susan Bailey y continuar con las investigaciones en su contra por delitos de trata de personas a través de adopciones ilegales en Guatemala.

"La Fiscalía contra la Trata de Personas presentó pruebas suficientes ante el Juzgado de Primera Instancia Penal de Mayor Riesgo 'B', para ligar a proceso a una ciudadana estadounidense... señalada de llevar a cabo procesos de adopciones irregulares", afirmó la fiscalía en un boletín de prensa.

El juez Miguel Ángel Gálvez, a cargo del caso, fijó el jueves a la fiscalía tres meses para recabar evidencias de las acusaciones contra Bailey y luego determinar si la envía a juicio por dichos cargos.

Bailey, de 63 años, se encuentra recluida en un hospital debido a problemas de hipertensión arterial, por lo que será sometida a exámenes médicos para establecer cuándo será trasladada a prisión. Fue capturada el 17 de diciembre en El Salvador y entregada por la Interpol a autoridades guatemaltecas en la frontera de Ciudad Pedro de Alvarado, entre ambos países.

Según la fiscalía la orden de detención fue emitida en 2008 bajo la acusación de "captar niños para someterlos a procesos de adopción irregular a cambio de remuneraciones económicas que iban (hasta) 40.000 dólares".

Bailey fundó en 1996 el hogar para niños "Semillas de Amor", del que sigue siendo directora ejecutiva, el cual funciona como orfelinato en el municipio de Parramos, unos 50 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. Allí llegaban los niños que eran dados en adopción.

Guatemala aprobó en 2007 una ley de adopciones debido a los altos niveles de corrupción entre jueces, funcionarios públicos, abogados y particulares para dar a niños en adopción a cambio de dinero. Según informes oficiales, más del 90% de los pequeños dados en adopción antes de ese año fue a parejas estadounidenses.

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, un organismo de las Naciones Unidas creado para desarticular grupos irregulares dentro del Estado guatemalteco, realizó un informe en 2010 en el que contabilizó 3.342 niños que presentaron irregularidades en su adopción.

En su informe la comisión determinó la existencia de redes de trata de niños a través de trámites ilegales de adopción e identificó algunas redes y formas en que operan, incluidos los robos de infantes.