LA PAZ (AP) — El expresidente boliviano Carlos Mesa acusó el martes al gobierno de Evo Morales de buscar sacarlo de la carrera electoral después de que el Fiscal General anunciara la víspera que presentará una acusación para enjuiciarlo por resoluciones contrarias a la constitución y presunto daño económico al Estado.

“Ya he sido condenado... esta es un pantomima, lo que el gobierno quiere es definir quiénes van a ser los rivales de Evo Morales en la elección de 2019 y asume que yo puedo ser uno de ellos porque aparezco bien posesionado en las encuestas”, dijo Mesa en rueda de prensa.

Agregó “¿cómo puedo confiar en una justicia manejada desde el Poder Ejecutivo que me condenará en tiempo récord?”.

En respuesta, el ministro de Justicia Héctor Arce calificó las declaraciones de Mesa de “reacciones políticas” cuando se trata de “una clara contravención a las leyes”.

Mesa asumió la presidencia en 2003 siendo vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada, quien dimitió en medio de una grave convulsión social tras la muerte de 60 manifestantes.

Esa crisis sepultó a los partidos tradicionales y catapultó a Morales, por entonces líder de los cocaleros.

Morales gobierna desde 2006 y buscará su relección en las presidenciales de fines de 2019 a pesar de haber perdido un referendo en 2016 que rechazó una reforma de la constitución para permitirle un nuevo mandato. Su partido, el Movimiento al Socialismo, logró un fallo del Tribunal Constitucional a favor de la postulación a un cuarto periodo que la oposición ha cuestionado.

Mesa, historiador y periodista, no definió si se postulará pero su nombre aparece como el principal contendor de Morales. También es investigado por otros casos de presunta corrupción.

El caso por el que se lo acusa está vinculado con la minera chilena Quiborax, a la cual Mesa anuló sus concesiones en Bolivia en 2004. La empresa ganó un laudo arbitral por 48,6 millones de dólares.

La acusación del Fiscal deberá ser autorizada por el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Legislativa, dominada por el gobernante Movimiento al Socialismo. El juicio será sustanciado después por el Poder Judicial.