BOSTON (AP) — Miles de inmigrantes haitianos que viven legalmente en Estados Unidos enfrentarán obstáculos para conseguir trabajo y viajar debido a que el gobierno del presidente Donald Trump demoró el proceso de la renovación de los permisos de protección temporal, denunciaron líderes comunitarios haitianos y activistas.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración difundió el jueves detalles sobre los próximos pasos que deben dar los 60.000 haitianos que cuentan con estatus especial. Las autoridades indicaron que las demoras estuvieron relacionadas con cómo podrán demostrar los haitianos su estatus laboral hasta que deban dejar el país en julio de 2019.

Pero activistas e inmigrantes haitianos se quejaron que las medidas del jueves no ayudarían a los miles de haitianos que aún cuentan con documentos migratorios que muestran que su estatus legal y laboral expira el lunes. Además se molestaron con otro anuncio el jueves por parte del Departamento de Seguridad Nacional de que las personas originarias de Haití, Belice y Samoa ya no son elegibles para solicitar visas para trabajos de temporada y en granjas. La explicación de la agencia fue que esas naciones tienen un alto índice de fraude, abuso y de personas que permanecen en el país una vez que vencen sus visas.

Entre octubre de 2015 y septiembre de 2016, se permitió el ingreso de 65 haitianos a Estados Unidos con visas de trabajo temporal en granja, según datos del gobierno. No se dio a conocer la cifra de haitianos que llegaron al país con visas de otro tipo.

Tras las recientes declaraciones de Trump sobre Haití, algunos se preguntan si es deliberada la demora burocrática y la súbita inelegibilidad de los haitianos para poseer visas de trabajo temporal. Ciudadanos de otras nacionalidades han recibido más tiempo de antelación para la renovación de permisos, mientras que a los haitianos los han dejado a la espera.

“Es racismo. Ya no quieren darnos documentos. A él no le gustan los haitianos ni los africanos”, dijo Edelyne Jean, una asistente de enfermería de 35 años residente de Coral Springs, Florida, refiriéndose a Trump.

Como resultado de las demoras en el proceso de renovación, los trabajadores haitianos como Jean quedarán a merced de sus empleadores, quienes simplemente podrían optar por despedirlos, o contratar a alguien más en lugar de esperar los nuevos documentos, que podrían tardar meses en llegar, señaló el reverendo Dieufort Fleurissaint, presidente de Haitian Americans United, un grupo comunitario con sede en Boston.

“Están poniendo a muchas personas en una situación muy, muy complicada”, dijo de las autoridades federales. “Los empleadores no van a tomarse el tiempo para entender esto. A partir del lunes las personas quedarán en el limbo”.

A los haitianos se les otorgó un estatus de protección temporal para vivir y trabajar en Estados Unidos después de que un fuerte terremoto devastó a la nación caribeña en 2010. Dicha protección se ha renovado en varias ocasiones durante los últimos siete años, para pesar de los críticos que señalan que la medida humanitaria nunca tuvo la intención de permitir que los inmigrantes se establecieran en Estados Unidos.

El gobierno de Trump anunció en noviembre que los haitianos que contaban con estatus temporal tendrían hasta julio de 2019 para dejar todo en orden y volver a su país.

El problema es que las autoridades no les informaron a las personas cómo renovar dicho estatus. En tanto, el gobierno emitió a mediados de diciembre los lineamientos de renovación para los nicaragüenses y hondureños, mucho antes de que expirara su estatus temporal.

___

Philip Marcelo está en Twitter como twitter.com/philmarcelo. Su trabajo puede encontrarse en https://www.apnews.com/search/philip_marcelo.

___

Gomez Licón reportó desde Miami.