KANSAS CITY, Missouri, EE.UU. (AP) — Un bangladesí que iba a ser deportado fue devuelto el miércoles desde Hawai hasta la zona de Kansas City donde vive, mientras legisladores de su estado impulsaban resoluciones que harían a él y a su familia residentes permanentes.

Agentes de inmigración colocaron a Syed Ahmed Jamal, de 55 años, en un avión rumbo a su país natal el lunes pero un panel de inmigración declaró una pausa de emergencia en el caso. Jamal fue bajado del avión en Honolulu, donde el avión paró para reabastecerse de gasolina, dijo Rekha Sharma-Crawford, una de sus abogados. La abogada dijo en Facebook que Jamal viajaría a Kansas City la tarde del miércoles.

El portavoz de la familia, Alan Anderson, dijo que esperan que se le permita a Jamal quedarse con su esposa Angela Jamal, de 44 años y sus tres hijos en Lawrence, Kansas, bajo "una orden de supervisión" mientras el proceso trasciende por los tribunales, lo que podría durar meses.

El retorno de Jamal ocurre un día después de que la representante republicana Lynn Jenkins, que cuya jurisdicción incluye Lawrence, presentó una resolución que daría "alivio" a Jamal y a su esposa, cuyo nombre legal es Zaynaub Jahan Chowdhury. El representante Emanuel Cleaver, demócrata de Missouri que también ha abogado a favor de Jamal, ayudó a redactar la resolución y "la apoya totalmente", dijo la vocera Heather Frierson.

Jenkins dijo en un comunicado: "albergo esperanzas de que se podrá llegar a una solución apropiada para un hombre que ha vivido aquí 30 años y quien es un miembro apreciado y respetado de la comunidad de Lawrence".

Jamal, quien ha trabajado como profesor e investigador en universidades del área de Kansas City, ha estado tratando de resistir la deportación desde que agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas lo detuvieron el 24 de enero en su casa.

Jamal ingresó legalmente al país en 1987 para ir a la Universidad de Kansas pero se quedó de manera ilegal cuando venció su visa para estudiar un doctorado. Su deportación fue aprobada en 2011 pero se le permitió quedarse en el país siempre y cuando se presentara regularmente ante las autoridades de inmigración. Sharma-Crawford dijo que su cliente tiene un permiso de trabajo válido hasta octubre y que él estaba tratando de trabajar dentro de un sistema de inmigración complicado.

Su esposa, quien es también de Bangladesh, vino a Estados Unidos en 2002 y también contra ella fue cursada una orden de deportación, dijo Frierson. Los hijos de la pareja son ciudadanos estadounidenses.

Los casos como el de Jamal han estado en aumento. Poco después de asumir la presidencia, Donald Trump firmó una orden ejecutiva que ampliaba las categorías de inmigrantes en situación irregular vulnerables a la deportación. El número de arrestos por parte del Servicio de Inmigración y Aduanas se disparó 40% desde el inicio de la presidencia de Trump hasta septiembre en comparación con ese mismo período del año anterior. La agencia además ha detenido a personas que habían recibido exenciones bajo el gobierno de Barack Obama.

___

La periodista de The Associated Press Margaret Stafford contribuyó a este despacho.