SEÚL, Corea del Sur (AP) — Dos bombarderos supersónicos de Estados Unidos sobrevolaron el domingo la Península de Corea en una demostración de fuerza contra Corea del Norte, en respuesta a una nueva prueba de misil intercontinental de Pyongyang.

Los aviones B-1 fueron escoltados por cazas surcoreanos en un vuelo bajo sobre una base aérea cerca de la capital de Corea del Sur, Seúl, antes de volver a la base aérea de Andersen en Guam, según un comunicado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en el Pacífico.

La misión, según el comunicado, era una respuesta a las pruebas norcoreanas de misiles intercontinentales de este mes.

Los datos de vuelo del segundo ensayo norcoreano, realizado el viernes, mostraban que el alcance de las armas de Pyongyang llega ahora a más territorio continental estadounidense, incluidas Los Ángeles y Chicago, según analistas.

El vicepresidente Mike Pence dijo el domingo durante una visita a Estonia que Estados Unidos y sus aliados tienen previsto intensificar las presión contra a Corea del Norte a fin de que ponga fin a su programa nuclear.

“Las continuas provocaciones del régimen insolente de Corea del Norte son inaceptables y Estados Unidos continuará reuniendo el apoyo de las naciones en toda la región y el mundo para aumentar el aislamiento de Corea del Norte tanto económica como diplomáticamente”, declaró Pence.

“Sin embargo, la era de la paciencia estratégica ha terminado. El presidente de Estados Unidos encabeza una coalición de naciones que presionará hasta que Corea del Norte abandone en forma permanente su programa nuclear y de misiles balísticos”.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, dijo que él y el presidente Donald Trump conversaron por teléfono el lunes y acordaron adoptar ulteriores medidas contra Corea del Norte. Abe dijo que Trump se comprometió a “adoptar todas las medidas necesarias para proteger” a Japón y que Abe elogió esa postura.

“Corea del Norte sigue siendo la amenaza más urgente para la estabilidad regional”, dijo el general Terrence J. O’Shaughnessy, comandante de la Fuerza Aérea en el Pacífico. “La diplomacia sigue liderando. Sin embargo, tenemos una responsabilidad con nuestros aliados y nuestra nación de mostrar nuestro firme compromiso mientras nos preparamos para el peor escenario posible”.

“De ser convocados, estamos preparados para responder con fuerza rápida, letal y abrumadora en el momento y lugar que decidamos”, añadió.

Estados Unidos suele desplegar aviones potentes cuando aumenta la tensión con Corea del Norte. En lo que va de año, los bombarderos B-1 han sobrevolado Corea del Sur en varias ocasiones en respuesta a las pruebas de misiles de Corea del Norte, prohibidas por la comunidad internacional, así como tras la muerte de un estudiante universitario estadounidense el mes pasado tras ser liberado en coma por Corea del Norte.

El misil Hwasong-14, que Pyongyang probó por primera vez el 4de julio, es la estrella de varios sistemas armamentísticos lanzados este año por el país. Entre ellos hay un misil de mediano alcance que según Pyongyang puede llegar a Alaska y Hawai, así como un misil de mediano alcance con combustible sólido que según los analistas puede lanzarse con más rapidez y secretismo que los modelos de combustible líquido.