VARSOVIA, Polonia (AP) — Miles de soldados de Polonia y la OTAN iniciaron masivas maniobras miliares en el norte del país ante las preocupaciones en materia de seguridad que plantearon ejercicios similares celebrados recientemente por la vecina Rusia y Bielorrusia.

Unos 17.000 soldados y unas 3.500 unidades de equipos participan en la operación Dragon-17, que terminará el 29 de septiembre. Por primera vez, en los ejercicios bianuales participa una nueva unidad polaca, las Fuerzas de Defensa Territorial, que entrena a voluntarios civiles para respaldar la labor de los soldados.

Se espera que el viceministro de Defensa del país, Michal Dworczyk, visite las operaciones el jueves. Las maniobras ponen a prueba las operaciones defensivas conjuntas entre las tropas polacas y las desplegadas en el país por la OTAN y Estados Unidos en respuesta a las preocupaciones de la región sobre la actividad militar de Rusia.

Rusia y Bielorrusia pusieron fin a una semana de maniobras conjuntas el miércoles.