ROMA (AP) — Malta y Francia accedieron a recibir a 100 de los 451 inmigrantes que fueron rescatados de un barco pesquero en el Mediterráneo, informó Italia el sábado, en lo que es un triunfo en su más reciente enfrentamiento pero mantiene la exigencia de mayor cooperación de Europa.

El premier Giuseppe Conte indicó que Malta y Francia levantaron la mano en respuesta a su solicitud de que los otros 27 miembros de la Unión Europea compartan la carga de acoger a los inmigrantes.

“Es un resultado importante”, escribió Conte en Facebook junto con la copia de la carta que envió a altos miembros de la Comisión Europea para exigir que otras naciones del bloque cumplan con sus compromisos verbales de ayudar a Italia a lidiar con la llegada de inmigrantes.

Los inmigrantes estaban a bordo de un enorme buque pesquero cuando los centros de control de las guardias costeras de Italia y Malta comenzaron a discutir el viernes sobre de quién era la responsabilidad de acogerlos.

Malta indicó que cumplió con sus obligaciones al monitorear el buque para ver si requería de ayuda. Malta dijo que la tripulación les dejó en claro que no necesitaban ayuda y se dirigían hacia el territorio italiano de Lampedusa.

Salvini y su ministro de transporte insisten en que Malta debió abrir sus puertos.

Horas antes el sábado, los inmigrantes fueron trasladados del buque pesquero a una embarcación de rescate de la agencia de la patrulla fronteriza de la Unión Europea, Frontex, y a un barco de la policía fronteriza italiana. Hacia la noche, ambas embarcaciones se ubicaban cerca del puerto siciliano de Pozzallo.

Italia cree que la Unión Europea no le ha brindado respaldo para lidiar con las decenas de miles de inmigrantes que llegan por mar cada año. Salvini está presionando a la UE para que intervenga y acoja a los migrantes que lleguen a Italia, además de que intenta ayudar a Libia a evitar que salgan del país en primera instancia.