FLORHAM PARK, Nueva Jersey, EE.UU. (AP) — Sam Darnold se la pasó acompañado de su iPad para aprender la ofensiva de los Jets de Nueva York durante su breve disputa contractual.

El quarterback novato se perdió las primeras tres prácticas del campo de entrenamiento mientras sus agentes aclaraban los detalles en su contrato completamente garantizado por cuatro años y 30,5 millones de dólares. Pero Darnold, literalmente, no estaba muy lejos del campo.

Se hospedó en un hotel que está a unos cuantos pasos, o pases, de distancia del campo de entrenamiento de los Jets, en donde la tercera selección global del pasado draft veía cintas de las sesiones de práctica del equipo mientras mantenía la paciencia en las negociaciones contractuales.

“Dolía verlos”, dijo Darnold el miércoles, en su primera comparecencia con la prensa desde que se reunió con el equipo el lunes. “Pero al mismo tiempo, sabía lo que tenía que hacerse. Fue difícil verlos, pero al mismo tiempo, sabía que era necesario”.

El estancamiento, aparentemente, se debió a algunas cláusulas del contrato — compensaciones e incumplimientos — y Pro Football Talk fue el primer en reportar que el acuerdo incluía lenguaje contradictorio respecto a garantías futuras en caso de ser dado de baja. Pero los Jets también accedieron a pagarle al quarterback un bono total de 20 millones dentro de los primeros 15 días después de que Darnold firmó el contrato el lunes, y retiró cláusulas que invalidaban las garantías con base en multas de la liga.

“Creo que resultó grandioso”, dijo Darnold. “Pero para ser sinceros, con la manera en que resultó todo, es por eso que tengo grandes agentes que fueron capaces de resolverlo. Y cuando vuelva al campo, ese es mi trabajo, y mi trabajo es jugar lo mejor que pueda al fútbol americano”.

Darnold compite con Josh McCown y Teddy Bridgewater por la titularidad en los Jets, pero debe compensar el tiempo perdido.

“Esa es la decisión del coach”, dijo Darnold cuando se le preguntó si su objetivo era ser el titular en la primera semana. “Mi espíritu competitivo lo quiere. Pero, al mismo tiempo, se trata de hacer lo mejor para el equipo”.

Darnold se ha visto cómodo al frente de la ofensiva, y no se ha visto como un joven de 21 años que apenas intenta salir al paso. También ha cometido sus errores, pero su capacidad para recuperarse de inmediato ha impresionado a muchos.