BEIRUT (AP) — Amnistía Internacional exhortó el martes a la coalición liderada por Estados Unidos en el combate contra el grupo Estado Islámico que investigue las incursiones aéreas que mataron a civiles en la campaña de 2017 para liberar a la ciudad siria de Raqqa.

El grupo defensor de los derechos humanos dijo que el reconocimiento de la coalición, efectuado el mes pasado, de que mató a 78 civiles más de lo que había informado originalmente durante el ataque a Raqqa en 2017 era apenas "la punta del témpano".

Ese reconocimiento por parte de la coalición debería dar lugar a una investigación para determinar por qué hubo civiles muertos y quién fue el responsable, dijo AI. En su comunicado añadió que los civiles de la ciudad merecen justicia y compensación.

Sostuvo que cientos de civiles murieron en la campaña de Raqqa y que la coalición sigue minimizando las cifras de víctimas.

La asesora de AI Donatella Rovera dijo que la coalición debe emitir "información sustanciosa y verificable" sobre la manera como se seleccionaron los blancos en Raqqa y cómo se realizaron las incursiones.

"¿Cómo puede la coalición evitar las muertes de civiles en el futuro sin reconocer los errores cometidos en Raqqa?", se preguntó.

La coalición había informado inicialmente de 32 muertos en la campaña de Raqqa, la capital de facto del "califato" proclamado por el Estado Islámico.

Sin embargo, tras la publicación de una investigación de Amnistía en junio, basada en declaraciones de los habitantes de Raqqa, la coalición elevó la cifra de civiles muertos en 78. De éstos, 49 eran mujeres y niños, según AI.

Amnistía también ha criticado los informes mensuales de la coalición, que solo mencionan generalidades acerca de los ataques.

"Estas explicaciones taquigráficas son lamentablemente insuficientes", dijo.

El Estado Islámico ha sido prácticamente derrotado en Irak y Siria, pero aún conserva pequeños territorios.