NUEVA YORK (AP) — Por tercera vez en sus últimos cinco torneos del Grand Slam, Madison Keys se ha instalado en semifinales. En el US Open, la tenista local llegó a estas instancias por segunda ocasión consecutiva.

Ahora, la misión es conseguir su primer título en un torneo grande.

Keys (14ta preclasificada), recurrió a su estupendo golpeo de derecha y a su saque para superar el miércoles 6-4, 6-3 a la española Carla Suárez Navarro.

La estadounidense ganó los 10 games con su servicio y se salvó de los únicos dos break points que enfrentó. Uno llegó en el último game, cuando sacaba con posibilidades de llevarse la victoria. Lo conjuró mediante un winner de derecha, para superar por 22-10 a su rival en esa categoría.

A Keys le llevó menos de hora y media despachar a Suárez Navarro, quien había eliminado a la rusa Maria Sharapova, cinco veces monarca majors, en la ronda anterior. La española ganó aquel duelo en sets corridos, pero jamás se ha colado a la semifinal de un certamen del Grand Slam.

Keys fue finalista en Nueva York hace un año, cuando cayó ante su compatriota Sloane Stephens. Ante la misma rival, sucumbió en semifinales del Abierto de Francia en junio.

El año pasado, cuatro estadounidenses monopolizaron las semifinales. Ahora, la única local es Keys, quien siente que tiene mejores herramientas para salir adelante en esta edición del torneo.

“Soy mucho mejor en el manejo de mis emociones, una vez que llego a esta parte y sé que todo será más intenso”, comentó. “Y no rehúyo a esto. Pero simplemente quiero ser sincera sobre eso y mencionarlo”.

El jueves, enfrentará a Naomi Osaka, quien aplastó 6-1, 6-1 a Lesia Tsurenko, para convertirse en la primera tenista japonesa que accede a las semifinales de un torneo de Grand Slam en 22 años.

La 20ma preclasificada continuó a paso redoblado en el torneo al completar la victoria en apenas 57 minutos, la tercera vez en cinco partidos que no tiene que jugar una hora.

Se colocó rápidamente arriba 3-0 en el primer set y 4-0 en el segundo, sin darle nunca a Tsurenko una oportunidad de meterse en el partido.

Será la primera semifinal de una mujer japonesa en un grande desde que Kimiko Date lo hizo en el torneo de Wimbledon en 1996.

Osaka, de 20 años, dijo que estaba nerviosa, aunque ciertamente no lo mostró.

“Todo el cuerpo me temblaba, así que me alegra que pude jugar bien hoy”, dijo.

Osaka ganó 59 puntos contra solamente 28 para la ucraniana, que en la segunda ronda había eliminado a Caroline Wozniacki, la número dos del mundo y campeona del último Abierto de Australia.

Osaka, que nació en Japón, pero se mudó a Estados Unidos cuando tenía tres años, fue seguida en la cancha del estadio Arthur Ashe por Kei Nishikori, enfrentando a Marin Cilic en los cuartos de final de hombres. Los dos son los primeros japoneses en llegar a cuartos de un Grand Slam desde que Date y Shuzo Matsuoka lo hicieron en Wimbledon 1995.