BARCELONA (AP) — Barcelona recibe a la Roma en los cuartos de final de la Liga de Campeones con toda la expectativa centrada en si Lionel Messi estará de la partida el miércoles.

El astro argentino lleva tres partidos consecutivos sin salir como titular y aún se duda si está en condiciones de jugar a plenitud durante 90 minutos.

“Si entra en la lista, Messi podría jugar de titular. Está mejor que otros días”, afirmó el técnico azulgrana Esteban Valverde en la víspera del duelo en el Camp Nou.

Messi se perdió los dos partidos amistosos de Argentina durante la fecha FIFA debido a molestias en el aductor derecho que acusó al entrenar con el seleccionador. Arrancó en la banca el partido contra el Sevilla el sábado por la liga española, ingresó en el segundo tiempo con el Barcelona abajo 2-0 en el marcador — y anotó a los 89 minutos el gol que rescató un empate 2-2.

Según Valverde, Messi no fue titular en Sevilla debido a que sintió algo de dolor y se optó por limitar sus minutos “para evitar que las molestias que arrastra fueran a peor”.

El lateral Jordi Alba resumió la importancia de poder contar con Messi: “A los rivales (da miedo) y a nosotros nos da tranquilidad tenerle, somos mucho mejores con Leo que sin Leo”, señaló.

Sergio Busquets, uno de los ejes del mediocampo del Barcelona, debe reaparecer en el once titular pero viene de una larga inactividad tras la sufrir la fractura de un hueso en el pie derecho.

Busquets lleva sin jugar casi 20 días tras lesionarse en el partido de vuelta de la eliminatoria de octavos de final ante Chelsea. Aunque se pudo entrenar con el equipo esta semana, no ha quedado claro cómo Valverde contempla emplearle en el Camp Nou.

Si Busquets juega desde el vamos, Valverde tendría a su disposición a su once ideal, con Messi, Luis Suárez y Ousmane Dembele al frente. Sin Busquets, Paulinho tomaría su puesto como contención, acompañando a Andrés Iniesta e Ivan Rakitic.

El enlace Philippe Coutinho ha quedado inhabilitado tras haber jugado con Liverpool en la fase de grupos del torneo.

Barcelona ha sucumbido en los cuartos de final de la Champions en tres de las últimas cuatro ediciones, incluyendo las últimas dos. La última vez que superó la etapa de cuartos fue en 2015, año en el que se consagró campeón de Europa por quinta vez y completó su segundo triplete de títulos.

Líder por amplio margen en la Liga española y finalista de la Copa del Rey alimentan la ilusión de un nuevo triplete.

“Las sensaciones son incluso mejores porque tenemos una regularidad de resultados y de juego”, afirmó Alba. “Aún queda muchísimo. Tenemos posibilidades, pero todavía queda mucho para lograr ese triplete que todo el mundo espera”.

La Roma, en los cuartos de final por primera vez en una década, no guarda gratos errores de su última visita al feudo azulgrana. Sufrió una goleada 6-1 por la fase de grupos de la Champions en 2015.

El club italiano, victorioso en cuatro de sus últimos cinco compromisos, tiene claro su principal deber: frenar a Messi.

“Nos vamos a enfrentar contra el mejor”, advirtió el atacante romanista Stephan El Shaarawy al portal de la UEFA. “Cada vez que tiene el balón, es capaz de hacer algo. Por eso que deberemos su influencia lo máximo posible", aseguró.

Barcelona mantiene un invicto en sus últimos 16 partidos en todas las competiciones. Además, de local, no conoce la derrota en 22 partidos seguidos desde que perdió 3-1 ante el Real Madrid en la final de la Supercopa española.