MANAGUA (AP) — La Organización de Estados Americanos (OEA), lamentó la muerte de varias personas en Nicaragua por actos de violencia registrados tras las elecciones municipales del pasado domingo, informó el martes una fuente oficial.

“(La misión de la OEA) solicita a las autoridades que realicen las investigaciones correspondientes y que castiguen a los responsables de los crímenes”, decía el informe leído en conferencia de prensa por el jefe de la misión de acompañamiento electoral, el uruguayo Wilfredo Penco.

Los comicios dieron la victoria al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 135 de los 153 gobiernos municipales.

El subdirector General de la Policía de Nicaragua, comisionado General Francisco Díaz, informó que los actos violentos se han dado desde la noche del domingo 5 de noviembre en 13 municipios del país y que han tenido como resultado cinco personas fallecidas, 67 lesionados, nueve viviendas y dos edificios de gobiernos incendiados, así como saqueos a establecimientos comerciales y más de 30 detenidos.

“La Policía Nacional condena estos actos delictivos que han sembrado el terror y la zozobra en las familias nicaragüenses de esas comunidades y reiteramos nuestro compromiso de continuar trabajando por la seguridad, tranquilidad y bienestar del país”, dijo Díaz.

Las autoridades policiales no habían informado sobre violencia y los fallecidos entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, pero sí lo reportaron por dos partidos: el indígena Yátama en el Caribe Sur y el Partido Liberal Constitucionalista.

Dos de las víctimas pertenecen a Yátama, dos al partido Ciudadanos por la Libertad y uno al PLC, todos opositores al gobernante Frente Sandinista. Los hechos de mayor violencia se han escenificado en Puerto Cabezas, cabecera departamental del Caribe Norte y los norteños municipios de Yalí y Wiwilí.

“Nosotros no aceptamos los resultados. Como partido indígena sentimos que nos quieren hacer fraude y vamos a defender nuestros votos a como sea”, dijo Alan Artola, simpatizante del partido Yátama, vía telefónica a The Associated Press.

Medios locales informaron que policías antimotines resguardaban la ciudad luego de que los manifestantes intentaron asediar la casa de campaña del FSLN y pretender tomarse instalaciones de la pista aérea del aeropuerto local. El ambiente era convulso en las calles de la ciudad por los enfrentamientos entre simpatizantes del oficialismo y el partido indígena.

Los comicios del domingo dieron como resultado una victoria del Frente Sandinista en 135 alcaldías, incluyendo la mayoría de las 17 cabeceras departamentales, con el 68 % de los votos. Al FSLN, le siguió en segundo lugar el PLC con el 16 % de los votos.

El jefe de la misión de acompañamiento de la OEA en Nicaragua, al leer su informe de observación, recomendó una reforma electoral integral en este país. Penco dijo que identificaron "avances importantes" y "debilidades propias de todo proceso", pero que en cualquier caso "no han afectado en lo sustancial la voluntad popular que se manifestó en las urnas".

El disidente Movimiento Renovador Sandinista descalificó el informe de la OEA al afirmar que contiene “graves y serias omisiones”, entre ellas, que el Consejo Supremo Electoral, es controlado por el FSLN.

“Ha sido precisamente esa situación la que ha estado en el origen de los múltiples y repetidos fraudes electorales cometidos desde el año 2008”, indicó la agrupación conformada por antiguos miembros del FSLN en el primer gobierno sandinista entre 1979 y 1990.