ALTUN KUPRI, Irak (AP) — Fuerzas kurdas e iraquíes intercambiaron fuego el viernes en la frontera entre tierras bajo control federal iraquí y la región autónoma kurda, tras varias semanas de maniobras en las que los kurdos entregaron territorio en el norte y el este de Irak.

La policía y las fuerzas antiterroristas iraquíes lanzaron proyectiles contra posiciones del Ejército kurdo al norte y el sur de Altun y Kupri, a las afueras de la región autónoma kurda, un día después de que el general de brigada Raad Baddai advirtiera que entraría en la localidad.

Las fuerzas kurdas, conocidas como peshmerga, respondieron con fuego de cohetes.

El gobierno federal iraquí reclama Altun Kupri para sí, como parte de las tierras tomadas por los kurdos en 2014 cuando los soldados iraquíes abandonaron sus puestos ante la ofensiva del grupo extremista Estado Islámico.

Las autoridades kurdas han enviado refuerzos a la frontera. Un equipo de Associated Press vio cómo un convoy de 50 vehículos blindados llegaba al lado kurdo de la frontera.

Una densa humareda se alzaba desde un control de carretera al norte de Altun Kupri que fue alcanzado por un proyectil.

Los peshmerga están muy superados en número por las fuerzas federales iraquíes y las milicias con apoyo iraní que combaten a su lado. Tanto los kurdos como las fuerzas federales suelen pedir y recibir apoyo aéreo de la coalición internacional dentro de su lucha compartida contra el grupo extremista Estado Islámico.

“No hay nada que podamos hacer al respecto, sinceramente. Insto a las fuerzas de la coalición a que vengan y nos ayuden”, dijo el combatiente peshmerga Ibrahim Mirza. “Sin duda tenemos mártires”.

Las fuerzas federales iraquíes respaldadas por milicias con apoyo iraní entraron el lunes en la ciudad petrolera de Kirkuk, forzando a los peshmerga a retirarse tras breves escaramuzas.

Kirkuk estaba en el centro de una disputa sobre si las autoridades kurdas deben devolver los territorios adquiridos durante la guerra contra el grupo EI. Al perder Kirkuk se han quedado sin una importante fuente de ingresos por petróleo, un golpe a sus aspiraciones de independencia.

El líder kurdo Masoud Barzani lideró la organización de una votación no vinculante de independencia en septiembre. Bagdad la desautorizó y en su lugar exigió la devolución de los territorios en disputa, precipitando la crisis.

Altun Kupri está 40 kilómetros (25 millas) al noroeste de Kirkuk.