WASHINGTON (AP) — La decisión del gobierno del presidente Donald Trump de dejar de defender en corte a las protecciones para consumidores con trastornos de salud preexistentes de la ley federal de salud promulgada por el expresidente Barack Obama podrían ser peligrosas para los republicanos en las elecciones de medio período presidencial - y aumentar las primas un poco más.

El departamento de Justicia dijo en documentos presentados el jueves por la noche que dejará de defender partes clave de la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, comenzando con el nada popular requisito de que toda la gente compre seguro de salud, pero también abarcará cláusulas ampliamente respaldadas que garantizan acceso a gente con problemas médicos y limitan lo que las aseguradoras pueden cobrar a personas de edad avanzada, adultos enfermos.

El viernes, el sector de seguros advirtió firmemente que "millones de estadounidenses se verían afectados" si es que se retiran estas protecciones, lo cual haría que las primas "aumenten incluso más para los estadounidenses de edad avanzada y enfermos más graves".

Refiriéndose a la apelación de Texas a la ley federal de salud, el departamento de Justicia argumentó que, desde un punto legal y práctico, las populares protecciones para consumidores no pueden ser separadas del mandato nada popular, que el Congreso ha revocado, y que entra en vigor el próximo año.

Los consumidores probablemente no entenderán ese argumento, dijo Robert Blendon, experto en sondeos de la Facultad de Salud Pública T.H. Chan, de Harvard - especialmente en medio de una elección reñida que determinará el control del Congreso.

"Los anuncios serán sobre trastornos de salud preexistentes", dijo Blendon. "Los trastornos de salud preexistentes se han convertido en un tema que cualquier persona puede entender ... es bastante emotivo".

Algunos políticos demócratas no perdieron tiempo.

"Los demócratas no permitirán que los republicanos se salgan con la suya y traten de acabar las protecciones para los trastornos de salud preexistentes para millones de estadounidenses a través de un resquicio legal", dijo el representante Frank Pallone, demócrata por Nueva Jersey, portavoz de su partido para asuntos de salud.