SAN SALVADOR (AP) — La derecha salvadoreña podría dar un vuelco al escenario político actual y obtener la mayoría parlamentaria en este pequeño país centroamericano.

El Tribunal Supremo Electoral de El Salvador inició el martes el escrutinio definitivo de los votos las elecciones municipales y legislativas. Según apuntan resultados preliminares no oficiales, la derechista y opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena) podría ganar la mayoría de alcaldías y escaños en el Congreso Unicameral mientras que el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) sufriría una de las peores derrotas de su historia.

Aun así, al juramentar al personal que trabajará en las 65 mesas es la que se hará la revisión de las actas, el presidente del Tribunal, Julio Olivo, dijo que “nadie puede sentirse como ganador definitivo de este proceso si no tenemos el escrutinio final”. Según explicó ante observadores internacionales y nacionales, el escrutinio final sirve para verificar o confirmar las cifras que ya se anunciaron a través de un primer proceso de recepción y transmisión de resultados.

Según los datos preliminares no oficiales, con el 87,4% de las actas escrutadas, Arena obtuvo 768.032 votos válidos que le dan 38 diputados y el oficialista FMLN con 441.821 votos, le otorgan 22 diputados de los 84 escaños.

Por su parte, los derechistas Partido de Concertación Nacional (PCN) y la Gran Alianza para la Unidad Nacional (GANA) tendrían diez y nueve diputados respectivamente, el Partido Demócrata Cristiano (PDC) tres y Cambio Democrático uno. Además, por primera vez habrá un diputado no partidario.

El domingo los salvadoreños acudieron a las urnas para elegir a 262 consejos municipales y 84 diputados a la Asamblea Legislativa.

Desde 1994, cuando el Frente incursionó en el campo político hasta 2009, éste se había posesionado como una bancada con más diputados, pero poco a poco fue cediendo terreno hasta llegar a números más bajos.

En los comicios de 2015, Arena obtuvo 130 de los 262 municipios, mientras que el Frente bajó a 86 y perdió el control de importantes ciudades del país, aunque recuperó la alcaldía de la capital. Ese mismo año, el FMLN ganó 31 diputados, los mismos que alcanzó en 2012 y cuatro menos que en los comicios de 2009, mientras que Arena ganó 35, dos más que en los comicios anteriores.

Para la aprobación de leyes en El Salvador se necesitan los votos de al menos 43 de los 84 diputados, mientras que para elegir a los magistrados de la Corte Suprema, al fiscal general y la aprobación de préstamos internacionales se requiere una votación calificada de 56 sufragios.

Con estos resultados preliminares que serían confirmados con el escrutinio final, Arena podría negociar con los conservadores partidos GANA y PCN. Sin la participación del FMLN, podrían elegir a los magistrados de la Corte Suprema, el fiscal general, aprobar préstamos internacionales y hasta reformar la Constitución.

Si los resultados se mantienen, Arena gobernará en la mayoría de municipios y también controlará la Asamblea Legislativa y se presentará un panorama complicado en el último año del gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén.