TOKIO (AP) — El Ministerio de Defensa de Japón pretende comprar un destructor equipado con el radar avanzado Aegis y más cazas F-35, en lo que constituye su mayor presupuesto a la fecha para reforzar la defensa de las islas del sur ante una disputa territorial con China.

El ministerio aprobó el lunes una solicitud de recursos por 5,1 billones de yenes (42.000 millones de dólares) para el año que comienza en abril próximo, un incremento de 2,2% sobre el año en curso.

El incremento será el cuarto anual desde que el primer ministro Shinzo Abe asumió el cargo en diciembre de 2012 y puso fin a las reducciones presupuestarias de defensa efectuadas en los 10 años anteriores.

El lunes fue el último día para que todos los ministerios entregaran sus solicitudes de presupuesto al Ministerio de Finanzas. Las peticiones de recursos para el año fiscal exceden en conjunto la cantidad histórica de 102 billones de yenes (840.000 millones de dólares), según la difusora pública NHK.

La solicitud presupuestaria de defensa es la tercera mayor después de las del ministerio de Salud y Bienestar y del ministerio de Transporte, agregó.

El gobierno de Abe dijo que Japón necesita reforzar su fuerza militar debido a que China ha intensificado sus reafirmaciones territoriales y han aumentado los peligros de un ataque terrorista.

El Parlamento tiene previsto aprobar a finales de septiembre un conjunto de iniciativas controversiales para ampliar las actividades de las fuerzas militares de Japón.

La mayor solicitud de recursos derivó de las propuestas para comprar nuevo equipo, como 17 helicópteros de vigilancia, seis cazas F-35 y tres drones avanzados "Global Hawk".

La construcción de un submarino clase Soryu figura entre los planes para reforzar las actividades de defensa y vigilancia de las islas.

Los submarinos Soryu figuran entre los más grandes del mundo y Japón confía en vender algunos a Australia para reemplazar la flota de ese país de sumergibles clase Callins que se han vuelto obsoletos.

La solicitud presupuestaria también incluye la financiación de nuevos despliegues de efectivos en dos islas del sur, Amami Oshima y Miyako.

El ministerio también solicitó recursos para mejorar la compilación de información con el despliegue de funcionarios de inteligencia en otros tres sitios, Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Mongolia.

Las solicitudes se basan en los nuevos lineamientos de defensa que autorizan a las fuerzas militares de Japón a que incrementen sus actividades en medio de las tensiones suscitadas por el poder militar cada vez mayor de China.

Para incrementar la seguridad de los japoneses en el extranjero, el Ministerio del Exterior solicitó 470.500 millones de yenes (3.900 millones de dólares) como parte de la asistencia oficial para el desarrollo, dijo la agencia noticiosa Kyodo. Los recursos también se canalizan a la publicidad del gobierno.

La iniciativa presupuestaria será elaborada en diciembre y será sometida a aprobación en el Parlamento.